Eléctricas

Economía impedirá a las eléctricas trasladar a precios el efecto de Kioto

El Gobierno impedirá a las eléctricas españolas que trasladen a la tarifa de la luz el mayor coste que supondrá para el sector la aplicación estricta de la directiva europea de comercio de emisiones de dióxido de carbono, que entrará en vigor en 2004 con el fin de cumplir los objetivos pactados en el Protocolo de Kioto.

Así lo puso ayer de manifiesto el secretario de Estado de Energía, Industria y Pyme, José Folgado, al asegurar que el Ministerio de Economía no va a permitir que el recibo de la luz suba más de un 2% cada año, ya que se seguirá aplicando lo establecido en la metodología de tarifas eléctricas hasta 2010.

'No hay nada a corto plazo que obligue a plantear ningún cambio sustancial en el recibo de la luz, dado que hay una metodología de tarifas eléctricas que se va a aplicar con absoluta normalidad', explicó el secretario de Estado. 'Además, esa metodología da cabida a las inversiones necesarias por parte de las eléctricas para cumplir con Kioto', añadió, tras firmar un convenio sobre el sector del carbón en Galicia.

De esta manera, el secretario de Estado de Energía respondía a la amenaza de las eléctricas de incrementar la tarifa eléctrica hasta un 15% si el Gobierno obliga al sector a aplicar de forma estricta la directiva europea de comercio de emisiones de dióxido de carbono. Esta aplicación forzaría a las compañías a realizar inversiones por un coste superior a los 1.000 millones de euros al año para comprar cuotas de emisión a otros países.

Ante la solicitud por parte de las eléctricas al Gobierno de flexibilizar su postura sobre la transposición de esta directiva, Folgado afirmó que no habrá ningún cambio en la intención del Ejecutivo, aunque señaló que los sectores afectados y el Gobierno mantendrán un diálogo el próximo año para acordar la forma de lograr una producción con las emisiones oportunas.