Consolidación

Iberia y British fusionarán en enero sus rutas comunes

Iberia y British Airways pisan el acelerador ante el inminente proceso de consolidación del mercado de aviación civil en Europa. A partir del próximo enero ambas compañías, líderes de Oneworld y unidas por vínculos accionariales, fusionarán la operación de las líneas en las que ambas tienen una presencia significativa. Hasta el presente han mantenido un amplio acuerdo de códigos compartidos en dichas rutas, especialmente entre Madrid y Londres, cuyo tráfico supera el millón y medio de pasajeros cada año. El paso que están a punto de dar ahora es de mayor trascendencia.

En primer lugar supondrá una completa coordinación de la oferta de vuelos en dichas rutas, de forma que podrán cubrir un abanico de frecuencias mucho mayor. Hasta el presente, los pactos en la programación de vuelos estaban expresamente prohibidos por las autoridades de la competencia.

En segundo término, unificarán todos los recursos, tanto de promoción como humanos y de material y ello quedará plasmado en una cuenta de resultados única para dichas rutas.

Por último les permitirá eliminar duplicidades, integrando las plantillas que ambas dedican a cada línea común, lo que se traducirá en una sensible reducción de los costes de explotación.

Fuentes de Iberia aseguraron que este salto cualitativo en el proceso de integración entre las dos aerolíneas se encuentra condicionado únicamente a que la Unión Europea ratifique el proceso de inmunidad antimonopolio planteado por ambas en julio de 2002. Las contraprestaciones que exige Bruselas a cambio de la inmunidad ya han sido pactadas (renunciar a dos slots o derechos de vuelo en el aeropuerto de Heathrow en Londres) y el plazo para que la UE conceda el visto bueno termina en el mes diciembre.

Iberia tiene experiencia en este tipo de integraciones con otro de sus socios en la alianza Oneworld, Lan Chile. Ambas empresas comenzaron hace medio año a operar de forma integrada la ruta entre Madrid y Santiago de Chile y, según las fuentes de Iberia citadas, 'la experiencia funciona a la perfección'.

En la aerolínea de bandera española no esconden el significado de este estrechamiento de relaciones con sus principales socios. 'Nos encontramos, esta vez de verdad, en la antesala del proceso de consolidación del mercado aéreo europeo y mundial e Iberia está con las mejores condiciones para ser uno de sus protagonistas'.

La empresa española valora los síntomas de recuperación que presenta el mercado (en octubre y en noviembre se ha disparado el tráfico) y estima que en un previsible marco expansivo el proceso de compraventa o absorción de aerolíneas se acelerará. La dirección de Iberia está decidida a participar en todos los procesos de privatización o venta de aerolíneas que puedan plantearse en los próximos meses -se mencionan la griega Olympic Airways o la suiza Swiss-, tal como ya hizo en los casos de Go o la portuguesa TAP.

Venta de Spanair

La compañía sigue atentamente la evolución de Spanair, una vez que la escandinava SAS ha comprado a los empresarios Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz el 21% del capital por 73,5 millones. SAS controla así el 94,9% de la española y se ha reservado una opción de compra sobre el 5,1% que todavía poseen los empresarios españoles a través de la sociedad Teinver. SAS siempre ha sostenido que su 'mercado natural' está en el norte de Europa, por lo que fuentes de Iberia afirman que pujarán por Spanair si se pone en venta.

Iberia y British Airways están de acuerdo en mantener en los términos actuales sus relaciones accionariales y centrar sus esfuerzos en la adquisición de terceras empresas. La compañía española cuenta con una liquidez de 1.200 millones, que le otorgan una posición privilegiada en el proceso.

Cielos Abiertos EE UU no tiene prisa en su negociación con la UE

Las negociaciones entre las autoridades de Estados Unidos y Europa para alcanzar un acuerdo de 'cielos abiertos' van a desarrollarse de 'forma muy lenta', según interpretan en Iberia. Fuentes de la compañía aseguran que no es posible dar ningún paso adelante en el proceso de consolidación del sector si no se modifican las legislaciones proteccionistas que imperan en los dos grandes mercados de la aviación comercial mundial.

Las compañías europeas se esfuerzan por mantener el control sobre el tráfico de los aeropuertos en los que tienen sus bases, a la espera de que los cambios normativos disparen la consolidación.

Código compartido El pacto en vigor incluye 50 trayectos

El acuerdo de códigos compartidos en vigor de Iberia y British reduce a dos los vuelos diarios comunes entre Madrid y Londres, ruta en la que la española cuenta con ocho frecuencias. Iberia, además, vuela con la británica a doce destinos en España. Por su parte su franquiciada Air Nostrum coordina con British otros nueve destinos.

En Latinoamérica el acuerdo incluye Lima, La Habana y Santo Domingo. British, empresa que preside Colin Marshall, opera 12 líneas en código con Iberia desde Londres hacia Europa, Asia y África. El acuerdo incluye otras 16 rutas de la franquiciada de British, GB Airways en España y Portugal desde Londres.

Aeropuerto Conte mantiene la exigencia sobre el nuevo Barajas

La llegada a la presidencia de Iberia de Fernando Conte no ha modificado sustancialmente las difíciles relaciones que mantienen la compañía de bandera con el ente público propietario de los aeropuertos españoles, AENA, a propósito de la asignación de espacios en las nuevas terminales de Barajas.

Iberia mantiene su intención de permanecer en las antiguas instalaciones del aeropuerto de Madrid si no se le garantiza que en los nuevos edificios podrá seguir ampliando su operación en Madrid durante al menos una década. La compañía advierte que el reparto realizado por AENA frena sus posibilidades de expansión.