Refugios

El euro y el oro encadenan la segunda jornada en máximos

Tiembla la garantía de libertad comercial y, con ella, la cotización del dólar. æpermil;ste sufrió ayer un varapalo aún más fuerte que el experimentado en los últimos días, después de que EEUU anunciara que impondrá cuotas a la importación de diversos productos textiles desde China, lo que desató el temor de los mercados a una actitud más proteccionista por parte de ese país y su eventual impacto en el crecimiento mundial.

La medida, rechazada tajantemente hoy por Pekín, se producía poco después de que la OMC declarase ilegales las tarifas sobre importaciones de acero, que Washington impuso en marzo de 2002.

El descenso en la demanda de dólares también se relaciona con nuevos datos que indicaron un descenso en la compra de activos en los mercados estadounidenses por parte de inversores extranjeros. Un descenso en el ánimo comprador de activos aviva la inquietud sobre la capacidad de EEUU por atraer suficiente capital extranjero que compense su abultado déficit corriente, otro factor negativo para el billete verde. Por si fuera poco, el IPC se mantuvo estable en EEUU en octubre, con la tasa interanual en el 2%, y decepcionó las estimaciones alcistas de los expertos.

La jornada de ventas que predomina en las bolsas neoyorquinas desde hace cuatro sesiones tampoco ayuda a la divisa a recuperar terreno frente al resto de divisas. Ayer, la moneda única marcó un máximo histórico, que hoy superaba a primera hora, cuando alcanzó los 1,1978 dólares, aunque pasadas unas horas se estabilizaba en torno a los 1,196 para luego descender ligeramente a 1,192 dólares. En cuanto al cambio dólar-yen, se ha mantenido estable en Tokio por el temor a intervenciones del Banco de Japón para frenar la apreciación de su moneda. A última hora, el dólar cotizaba a 108,06 yenes.

Los expertos, que sostienen que el euro verá aplacada su imparable subida aunque podría rebasar los 1,20 dólares, recuerdan que aún pesan los últimos atentados del fin de semana en Turquía y las renovadas amenazas de Al Qaeda a los países que prestan ayuda militar en Irak.

La cotización de uno de los valores refugio por excelencia en tiempos de crisis, el oro, también experimenta alzas insólitas en siete años y medio. Los futuros del metal precioso se instalaban esta mañana en los 400 dólares, aunque por la tarde se depreciaban ligeramente en el New York Mercantile Exchange (Nymex). Convertido en uno de los resguardos preferidos de los inversores a raíz del 11-S o las guerras de ese país contra Afganistán e Irak, su revalorización bursátil emprendió un rally ascendente del 20% desde este abril, cuando el dólar inició su carrera descendente.