Punto de inflexión

Latinoamérica deja de lastrar a las empresas

El repunte del peso argentino y del real brasileño se hace notar

Después de casi dos años con la vista puesta en Latinoamérica, en la crisis de sus divisas y en sus problemas económicos, las empresas españolas están empezando a respirar. El primer semestre del año ya dio signos de recuperación y lo hizo sobre todo por donde más les ha dolido a las cuentas, por Argentina. Poco a poco, otros países latinoamericanos se han ido enganchando a la recuperación, con Brasil y su divisa, el real, a la cabeza.

Es cierto que, en materia de tipo de cambio la recuperación de las monedas argentina y brasileña no oculta la caída de otras divisas, como la mexicana o la venezolana, que han seguido descendiendo en 2003, aunque menos. Pero la mejora cambiaria ha coincidido también con la revitalización de las economías de la zona, donde lo peor ha pasado ya, afirman todas las empresas implicadas en Latinoamérica.

Telefónica, Repsol, Endesa, BBVA y SCH mejoran sus resultados en la zona

En el horizonte, el cuarto trimestre se prevé mejor que el primer semestre e incluso superior al tercero, por la consolidación de la subida del real. La divisa brasileña será este año más fuerte frente al euro en el cuarto trimestre tanto en términos medios como absolutos.

Las cuentas de Repsol YPF son el mejor exponente de la resurrección de Argentina y del peso. El resultado operativo del negocio en Latinoamérica creció a una tasa cercana al 120% en los nueve primeros meses del año. El cambio de tendencia fue drástico en el primer semestre, gracias al país austral, y se matizó algo en el tercer trimestre, con una nada desdeñable tasa de incremento del resultado del 44% entre julio y septiembre.

Endesa tampoco ha dejado pasar la recuperación argentina, que ha sido fundamental en el cambio de signo de los resultados procedentes de Latinoamérica. En el acumulado de los nueve primeros meses, la eléctrica logra beneficios desde el otro lado del Atlántico. Son 48 millones, frente a 110 millones de pérdidas en 2002. Más impactante es el beneficio operativo, que también supone la vuelta a números negros y mayores ganancias que en 2000 y 2001.

Los resultados de Telefónica han tenido que esperar a la mejora del real en el tercer trimestre para apreciar el efecto completo, pero cuando ha llegado, se ha hecho notar. La operadora ha revertido seis trimestres consecutivos de caída de facturación con el primer crecimiento en ventas desde el cierre de 2001. Y ello, gracias a su filial en Latinoamérica. Por primera vez en más de dos años, esta participada sube en ingresos trimestrales y en el acumulado de los nueve primeros meses torna en negro lo que hasta entonces fueron pérdidas.

Al SCH le sucede por Banespa lo mismo que a Telefónica por Telesp. Brasil pesa mucho y por ello la recuperación no ha sido patente hasta que el país carioca no ha emprendido la senda alcista. El beneficio neto de su negocio de banca comercial en América no ha cambiado de signo y sigue cayendo en los primeros nueve meses, pero el tercer trimestre marca la diferencia, con una subida del 43%.

Su eterno competidor, el BBVA, ha obtenido en América en el tercer trimestre el mayor beneficio en más de un año y en el acumulado Brasil y Argentina han elevado un 46,4% su aportación al grupo.

Argentina empieza a sumar

1La crisis de las economías latinoamericanas y la caída del tipo de cambio han afectado de forma generalizada a las empresas españolas con fuerte implantación en la zona. Sin embargo, fue la devaluación del peso argentino y la pesificación de la economía la que marcó todo un ejercicio, el de 2002, de color rojo en las cuentas procedentes del otro lado del Atlántico. La factura argentina total superó los 14.000 millones de euros brutos entre efecto en resultados y en fondos propios.

2A la caída, sin embargo, ha seguido una subida, que se ha materializado en forma de ganancias extraordinarias por la revalorización del peso argentino. Todas las compañías limpiaron su exposición a este país trimestre a trimestre al tipo de cambio más bajo. Ahora que la divisa ha subido con respecto a los menores niveles de 2002, los fondos se van recuperando. Así, Telefónica se ha apuntado como ingreso financiero 172,3 millones de euros en los nueve primeros meses del año y Endesa, uno de 70 millones.

3A pesar del impacto en las cuentas de resultados, la debilidad de las divisas latinoamericanas tiene un lado positivo: la reducción de deuda para las compañías que han tenido la previsión de tomar prestado en la moneda local de los países donde operan. Parte de la reducción de la deuda de Telefónica se debe a ello, y tanto Endesa como Repsol reconocen que también les ha sido beneficioso.

Las protagonistas Nuevo escenario de negocio a la vista

Peso americano en Telefónica

El negocio latinoamericano de Telefónica ha estado reduciendo su peso en el grupo desde que estalló la crisis argentina. En el tercer trimestre, sin embargo, la tendencia ha cambiado y Brasil y Argentina han aumentado su contribución al Ebitda del grupo. La recuperación argentina y brasileña ha compensado la caída de Perú y Chile.

Margen en máximos en el SCH

El SCH sólo da la cifra en dólares; así, el resultado en euros será diferente, pero en cualquier caso demuestra la recuperación de Latinoamérica. El margen de explotación del negocio en esta zona alcanzó en el tercer trimestre su nivel más alto desde el inicio de 2002. A la vez, las provisiones por insolvencia para Argentina han caído un 93% hasta septiembre.

Más depósitos para el BBVA

Siguiendo la tendencia iniciada a finales de 2002, los depósitos en la filial argentina del BBVA, el Banco Francés, han continuado creciendo en el tercer trimestre. La mejora operativa es paralela a la financiera, con un buen comportamiento del margen financiero por la reducción del coste de los depósitos y la positiva evolución de comisiones y gastos.

Endesa aprecia más demanda

A pesar de que el efecto del tipo de cambio sigue patente en el flujo de caja operativo procedente de Latinoamérica, Endesa ha apreciado un cambio notable en la demanda. De los cinco países de la zona donde está presente, sólo en Colombia cae la actividad de generación. En el resto, y sobre todo en Argentina y Brasil, el crecimiento es incluso notable.

El efecto de la tarifas en Repsol

Los resultados operativos de Repsol crecen en todas las áreas en Latinoamérica. O, más bien, en casi todas. Exportación y producción, refino y marketing y química muestran considerables subidas con respecto a los resultados de 2002. Sólo falla el gas natural y la electricidad y lo hacen por Argentina. Es el efecto de las tarifas congeladas en el país.