Elecciones catalanas

Mas gana y Carod se convierte en árbitro para gobernar

Sin embargo, esa cifra, sumada a los 23 alcanzados por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), nuevo árbitro de la situación en Cataluña, permite alcanzar los 69 diputados, uno más de los que forman la mayoría absoluta en el Parlament y abre la posibilidad a un gobierno nacionalista.

Por su parte, el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC) padeció un serio revés. Pese a ser de nuevo la fuerza más votada con el 31,20%, los socialistas catalanes vuelven a quedar detrás en escaños. Concretamente, la formación que preside Pasqual Maragall logró 42 escaños, diez menos que en 1999, y cuatro menos que CiU.

Sin embargo, en esta ocasión Maragall tiene una posibilidad de formar un gobierno de izquierda en alianza con ERC y con IC-V. La suma de los diputados de estas tres formaciones se sitúa en 74 escaños, lo que sobrepasa la mayoría necesaria en el Parlament para formar gobierno.

Carod Rovira propone un gobierno de concentración que excluya al PP

El principal beneficiado de los descensos de CiU y PSC es ERC que se convierte en la tercera fuerza política catalana, muy por delante del PP. Los republicanos fueron votados por el 16,46% de los electores (7,79% puntos más que hace cuatro años). Este porcentaje les permitirá contar con 23 escaños en el futuro Parlament de Cataluña, lo que supone casi el doble de los 12 alcanzados en 1999. Estos resultados han convertido a ERC en la pieza clave para decidir quien será el próximo presidente de la Generalitat catalana. En este sentido, anoche el secretario general de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, se mostró partidario de la formación de 'un gobierno de unidad nacional en el que estén presentes todos los partidos catalanistas'. Esta fórmula dejaría fuera del gabinete únicamente al Partido Popular. También destacó que 'por fin, se ha acabado la Cataluña bipolar'. También destacó que 'hemos superado al PP y somos la tercera fuerza'.

Por su parte, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, destacó en sus comparecencia que la formación nacionalista 'continúa siendo la formación hegemónica en Cataluña'.

Finalmente Maragall, aseguró que 'somos los más votados y las izquierdas superan largamente a la derecha', aunque reconoció que esperaba un mejor resultado. La participación llegó al 63,36%, cuatro puntos más que en las elecciones de 1999.

El PP sube pero pierde influencia

1. El PP ha resistido el avance de la izquierda e incluso mejora ligeramente sus resultados. La formación liderada por Piqué obtiene sus mejores resultados en la circunscripción de Barcelona, donde pasa de 8 a 11 diputados, siguiendo la tendencia ascendente que ya se observó en las últimas elecciones municipales. No obstante, y a pesar de los 15 escaños obtenidos en total, los populares catalanes quedan relegados a un cuarto lugar y pierden la llave de la gobernabilidad que conservaban desde 1995, cuando CiU perdió la mayoría absoluta.

2. CiU sufrió ayer un ligero revés en sus feudos tradicionales del interior, en beneficio de ERC. En Girona pierde dos escaños, uno en Lleida y uno en Tarragona. Pese a ello, la federación nacionalista conserva su histórico liderazgo en las tres circunscripciones. En las comarcas del Ebro, CiU se ha llevado el mayor varapalo, aunque inferior al previsto. Su apoyo al Plan Hidrológico Nacional le ha costado el 12% de los votos, prácticamente lo mismo que aumenta la presencia de ERC.

3. Iniciativa per Catalunya es la segunda formación que más crece en porcentaje de voto, después de ERC. La coalición cosecha el 7,32% de los votos y obtiene nueve escaños. En 1999 obtuvo tres escaños en Barcelona, ya que en las otras tres circunscripciones concurrió junto al PSC.