Coyuntura

El PIB de la eurozona se reactiva en el tercer trimestre y sube un 0,4%

El Producto Interior Bruto de la zona euro y del conjunto de la UE registró una subida de cuatro décimas entre julio y septiembre en comparación con el periodo anterior, según una "estimación rápida" publicada hoy por la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat).

Durante el segundo trimestre, la economía registró un crecimiento nulo en la UE y se contrajo una décima en los países del euro. En cuanto a la comparativa con el tercero de 2002, En comparación con el tercero de 2002, el PIB de la zona euro registró un crecimiento del 0,3% y el del conjunto de la UE del 0,6%, frente a los anteriores 0,2% y un 0,5% del trimestre precedente.

Al optimismo contribuía esta mañana Italia, cuyo Instituto Nacional de Estadísticas divulgó la primera estimación de crecimiento para el tercer trimestre: el PIB creció un 0,5% en comparación con el segundo. Después de que los dos primeros trimestre del año se cerraran con contracciones de dos y una décima, respectivamente, Italia asiste a una recuperación y sale de la recesión.

La subida de medio punto porcentual entre julio y septiembre es la más alta desde el primer trimestre de 2001, cuando la economía italiana creció un 0,7%. El ISTAT ha señalado que, según los datos conocidos hoy, el PIB anual podría crecer un 0,4%.

Japón, 2,2% anual

Por su parte, la economía japonesa creció un 0,6% en el tercer trimestre por séptimo periodo consecutivo, según ha informado hoy el Gobierno. El incremento del PIB equivale a un aumento anual del 2,2%. Analistas y economistas del sector privado habían calculado una cifra inferior del PIB en ese trimestre, de alrededor del 0,3%.

En los tres meses estudiados, el gasto individual, que es uno de los principales elementos del PIB al que suele contribuir en un 60%, permaneció sin cambios, en comparación con el trimestre anterior. Sin embargo, la inversión privada contribuyó a la mejora con un incremento del 2,8%, mientras que la inversión en viviendas se expandió un 2,7%. La inversión pública, sin embargo, se contrajo un 3,9%. La demanda interna elevó el PIB en un 0,4%, mientras que la demanda externa lo hizo en un 0,2%.

Las cifras mantienen la tónica económica alcista mostrada en las anteriores estadísticas, la última de las cuales apuntó una expansión real del PIB del 0,9% entre abril y junio. Estos siete trimestres continuos de incrementos del PIB fortalecen la creencia de que la economía japonesa se encuentra inmersa ya en una ligera fase de recuperación, tras una década de crisis.