La estrategia de la primera petrolera de España

Bolivia y Argentina centran la atención del grupo

Esta semana, el presidente y el consejero delegado de Repsol YPF, Alfonso Cortina y Ramón Blanco, viajarán a Argentina, donde se entrevistarán con el presidente, Néstor Kirchner, al que han visitado ya varias veces.

Los ejecutivos del grupo acudirán, asimismo, a un primer encuentro con el nuevo presidente de Bolivia, Juan Carlos Mesa. Tras la revuelta social que costó el cargo a su antecesor, en protesta por los proyectos de exportación de gas natural, Repsol no ha dejado de explorar en los campos que tiene adjudicados en el país andino.

Según señaló ayer la compañía, los trabajos de exploración no están sufriendo retrasos, no suponen grandes inversiones y durarán hasta el mes de mayo o junio. Para esas fecha se deberá tomar una decisión sobre si seguir adelante. Mientras tanto, se espera la convocatoria de un referéndum sobre el futuro de los yacimientos de gas boliviano, tal como ha prometido Mesa.

REPSOL 11,81 0,60%

En cuanto a la situación en Argentina, la evolución de los indicadores económicos hace vislumbrar el final del túnel. Con una inflación acumulada del 2,5% entre enero y septiembre, una mejora de la competitividad derivada de la devaluación del peso, en Repsol se muestran optimistas sobre el futuro de la economía del país, que refleja también una mejora del índice de producción industrial y de la recaudación fiscal.

Mejor calificación

En el plan estratégico presentado ayer, Repsol confía en que 'los acuerdos a los que ha llegado el Gobierno argentino con el FMI abren la puerta para la desaparición de las medidas excepcionales'. Así, para el presupuesto de 2005 se prevé reducir el impuesto a la exportación; habrá una renegociación de las tarifas reguladas, y se prevé eliminar los controles de cambio remanentes antes de julio de 2004.

En Repsol mantienen que la penalización que sufre por parte de las agencias de calificación se derivan no tanto de la situación real de la compañía, como de las incertidumbres de la economía argentina.

De hecho, una 'obsesión' del equipo de Alfonso Cortina es recuperar la fortaleza financiera anterior a la compra de YPF y conseguir de estas agencias la calificación AA, para el grupo, y A, si se descuenta Argentina.