Tensión

El Gobierno español amenaza con salir del consorcio EADS

Las relaciones entre el Gobierno español y EADS se encuentran en su peor momento desde la constitución del consorcio aeronáutico europeo en julio de 2000, con la fusión de la compañía francesa Aerospatiale Matra, de la alemana DASA y de la española CASA.

La SEPI, como propietario del 5,6% que España tiene en el grupo, el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que aporta fondos para el desarrollo tecnológico y Defensa como cliente importante, rechazan las contrapartidas que EADS le ofrece desde que el pasado 10 de julio se negocia el nuevo plan industrial para el próximo trienio. Este plan sustituye al pactado en julio de 2000 y que caducó el pasado verano.

El enfado del Gobierno de Madrid es tan grande que fuentes de la SEPI y del Ejecutivo aseguran que 'España está decidida a no permanecer como un simple socio financiero en EADS'. Las mismas fuentes señalan que, cuando finalizó la vigencia del plan industrial fundacional, 'se planteaban ante la SEPI tres alternativas; vender la participación en EADS, permanecer como socio financiero o seguir siendo un socio industrial activo'. La opción elegida ha sido la tercera, 'pero las contrapartidas industriales que se recogen en el nuevo plan industrial son insuficientes. No vamos a seguir dando el respaldo español al proyecto a EADS a cualquier precio'.

Nueva línea de negocio

Uno de los mayores motivos de enfado de la SEPI es la forma en que se está articulando la nueva línea de negocio de EADS para militarizar aviones de Airbus (los modelos A-310 y A-330) con el objetivo de convertirlos en aviones cisterna para repostar en vuelo a aeronaves de guerra. El programa se conoce con las siglas MRTT.

EADS España es responsable de todos los proyectos de transporte militar del grupo desde que le fue asignado este liderazgo con la aprobación del proyecto A-400M. Ocurre que cuando se han planteado contratos concretos para reformar aviones y convertirlos en cisternas militares volantes, la industria de los países para los que se realiza la transformación se niegan a reconocer el liderazgo español.

El primero de estos contratos tiene como objetivo la reconversión de seis aeronaves A-310 de los Ejércitos alemán y canadiense por un importe de unos 10 millones de dólares la unidad. La compañía germana Lufthansa Technik y EADS son los contratistas principales. El segundo posible contrato se decide un concurso para lanzar el programa del futuro avión cisterna estratégico FSTA en Reino Unido en el que la opción de Airbus compite con los aviones de Boeing.

La SEPI exige que la filial española de EADS sea el líder real de estos proyectos y no el simple suministrador de la tecnología de trasvase de combustible del avión nodriza.

Contrapartida. Petición del Gobierno

PODER EN DISEçO DE PROYECTOS

El ministro de Ciencia y Tecnología acudió el pasado jueves al acto de entrega de la primera pieza del fuselaje del superavión A-380, fabricada por EADS España.

Costa aprovechó la ocasión para exigir que los ingenieros españoles de la empresa aeronáutica europea tengan una participación destacada en la dirección de proyectos de Airbus.

El Gobierno está molesto por la falta de presencia decisoria de profesionales españoles en los órganos de dirección y diseño de Airbus, y considera que sus socios franceses y alemanes bloquean la promoción de ingenieros tan cualificados como ellos.

LÍDER EN LA FIBRA DE CARBONO

La SEPI está decidida a dar la batalla para que las fábricas españolas de EADS se conviertan en las líderes del grupo para todos los programas de fabricación de piezas de avión en fibra de carbono.

La antigua empresa española CASA, que ahora está integrada en EADS, comenzó hace más de 30 años a apostar por este componente tecnológico, muy apto para la aviación por su resistencia y su poco peso.

Hoy el 25% de las piezas del superavión A-380 están realizadas en este compuesto y un centro industrial alemán disputa a las plantas españolas el liderazgo en esta actividad.

Un plan que finalizó con éxito

En diciembre de 1999 se formalizó la entrada de la compañía española, CASA, en EADS, el grupo europeo que habían formado meses antes la francesa Aerospatiale Matra y la alemana DASA para competir con el gigante estadounidense Boeing. En aquel acto se dio a conocer un ambicioso plan industrial a tres años para potenciar el sector aeroespacial español.

1. El plan contemplaba un importante impulso para las plantas de CASA que verían incrementada su plantilla en 3.000 nuevos empleados (entonces tenía 7.500 trabajadores). Además, se les aseguraba un plan de inversiones en dos años de 370 millones de euros, a los que se sumaría una carga de trabajo adicional anual por un valor superior a 100 millones.

2. España por aquel acuerdo se aseguraba el liderazgo del grupo EADS en la actividad de transporte aéreo militar. Entonces el nuevo avión para uso de los Ejércitos A-400M era un simple proyecto. A pesar de las múltiples dificultades hoy ha aterrizado y hay formalizados pedidos en firme de 180 aparatos y está comprometido un presupuesto total de 20.000 millones. La línea de montaje estará en Sevilla.

3. Como consecuencia del liderazgo español en transporte aéreo militar, la filial nacional de EADS cuenta con un departamento dedicado a la realización de 'derivados militares sobre plataformas Airbus' que está encabezado por Rafael Acedo. Este departamento es el que ha desarrollado la tecnología de trasvase de combustible entre el avión nodriza y los cazas de combate.

4. EADS ha inaugurado recientemente una planta de fabricación para suministrar componentes para los aviones y helicópteros del grupo en la Bahía de Cádiz. La plantilla son 290 trabajadores.

5. Como consecuencia de la compra de 24 helicópteros de combate Tigre de EADS por el Ejército español, la planta de montaje de estos aparatos estará situada en España.