Industria musical

BMG y Sony Music se fusionan para competir con Universal

El grupo alemán Bertelsmann ha anunciado hoy que su filial discográfica, BMG (que edita los discos, entre otros, de Christina Aguilera y Santana), se fusionará con Sony Music, creando así la empresa más importante del sector en cifras de facturación por delante de Universal Music (actual número uno, con el 23,5% de las ventas mundiales). La propiedad de la nueva compañía se repartirá al 50% entre los gigantes alemán y japonés.

BMG (que cuenta entre su plantel de artistas con Britney Spears y Santana) era la más pequeña de las cinco grandes discográficas, con el 11,1% de la facturación mundial; Sony (que edita a Aerosmith y Michael Jackson) era la segunda en importancia, con el 14,7%. Los analistas del sector consideran que, a medio plazo, el sector discográfico se reducirá a tres grande compañías de proporciones similares, una ecuación matemática en la que se preveía la absorción de BMG por una de sus hermanas mayores.

Favorece las perspectivas de la fusión de las discográficas una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, que el año pasado rechazó la decisión de la Comisión de no autorizar la fusión de dos grandes turoperadores porque de ir adelante se crearía un régimen de oligopolio en el continente. El Tribunal aceptó el principio de que el oligopolio perjudica a los consumidores, pero consideró que la Comisión no había probado suficientemente que se fuera a producir tal oligopolio negativo.

Planes de boda de EMI y Time Warner

Hace tres años, la británica EMI y la estadounidense Time Warner abandonaron su plan de fusión antes de elevarlo al análisis de la Comisión por las objeciones apuntadas por Bruselas a la creación por una empresa con una posición dominante colectiva en los distintos mercados europeos, donde algunos cálculos estimaban que el 85% del sector quedaría controlado por lo que serían cuatro grandes.

Hace unos meses, sin embargo, ambas compañías retomaron las conversaciones para crear el que entonces habría sido el principal grupo discográfico mundial. La operación, en la que la compañía londinense actuaría como compradora, está evaluada en 1.300 millones de euros. EMI cuenta entre su cartera de artistas con Rolling Stones, Norah Jones y Janet Jackson, y Time Warner Music (presidida por Roger Ames) con Madonna, Eric Clapton, Linkin Park. La primera tiene una cuota de las ventas mundiales del 13%, y la segunda del 11,8%.