Ingresos

La gran banca genera cada vez más comisiones

La caída progresiva del margen financiero (la diferencia entre lo que las entidades pagan por depósitos y lo que cobran por créditos) se ha agravado en el último año y medio debido a la caída a mínimos de los tipos de interés. Esta situación ha obligado a las cúpulas bancarias a buscar una salida para compensar este creciente desequilibrio.

La opción de la mayoría de la banca ha sido apelar a un instrumento clásico en situaciones similares: aumentar los ingresos por comisiones de otros productos financieros, como seguros, fondos y tarjetas. La crisis pertinaz que ha acuciado las Bolsas desde 2000 hacía impensable hacer cálculos positivos sobre otras partidas como los resultados por operaciones financieras.

Según un estudio de Caixa Catalunya, en 1990 las comisiones aportaban a toda la banca el 11,3% de todos los ingresos. En 2003, sólo las primeras cinco entidades del sistema registran una espectacular subida en las comisiones que cobran que representan el 30% de sus ingresos típicos, medidos por el margen ordinario. El alza se debe al tirón de esta facturación en las entidades impulsado por la buena marcha del negocio doméstico.

En 1990 las comisiones sólo representaban el 11,3% del margen ordinario del conjunto de la banca

Grupo Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular ingresaron 7.112,6 millones de euros en comisiones entre enero y septiembre, un 4,25% menos que un año antes, principalmente por la caída de estos ingresos de los dos grandes. Esta caída, no obstante, es inferior a la registrada un año antes, aunque todavía se notan los efectos de la crisis en América Latina en las cuentas del SCH y BBVA.

Sin embargo, los ingresos logrados por comisiones solamente en el mercado español, sin tener en cuenta el negocio exterior de los dos grandes, han aumentado un 8,15%, hasta 3.594,6 millones. En este incremento influye el hecho de que Caja Madrid ingresó un 30% más por comisiones; La Caixa, un 10,5% más, y el SCH (sin contar Banesto), un 11,5% más.

El BBVA ha mostrado una mayor debilidad en esta partida, que cayó un 1,30% en el negocio minorista doméstico. Tomando todo el grupo, tanto este banco como su rival SCH exhiben descensos en estos ingresos, del 6,12% y del 10,9%, por el efecto de la depreciación de las monedas latinoamericanas.

Este tirón general en las comisiones en el mercado español ha conducido a lograr la más alta tasa de cobertura de los gastos de estas cinco entidades. La gran banca ya cubre el 60% de los costes de explotación con los ingresos por servicios, el mismo porcentaje registrado en junio y superior al 57% del año pasado. En el negocio doméstico, la cobertura es similar, un 59%. En el caso de la banca minorista en España las comisiones en el SCH suben el 11,51% y suman el 81,99% de sus gastos, frente al 67,45% que cubren en el caso del BBVA.

Las operaciones más beneficiosas La Caixa y SCH se apoyan en seguros El Popular apuesta más por los valores Casi el 50% del margen financiero Las entidades se aprietan el cinturón

El SCH ha recogido los frutos de un mayor impulso a su filial SCH Seguros y al negocio en Latinoamérica y ha visto aumentar un 30,14% más los ingresos con respecto a hace un año, totalizando 241,1 millones. La Caixa, que tiene ya tradición en este negocio con su filial Caifor, también ha aumentado su facturación un 14,6%, hasta 39 millones de euros.

El Banco Popular ha repetido prácticamente el dato de ingresos por comisiones de tarjetas, un negocio en el que es especialista y saca ventaja a la mayoría de sus competidores. Ingresó un 0,3% menos, hasta 73,5 millones. Lo ha compensado con una fuerte subida en lo captado por intermediación en valores, que crece un 84,2% y deja atrás las huellas de la crisis bursátil.

Las comisiones suponen ya el 46,4% de todo lo que los bancos ingresan por los créditos y los depósitos. La moderación hipotecaria que llegará, según todas las previsiones, en algún momento de 2004, forzará a un replanteo de planes. Los créditos personales automáticos que facilitan muchas de las tarjetas que ofrece la gran banca se perfilan como un puntal de sus negocios.

El control de gastos ha sido una máxima con la que han cumplido a rajatabla las entidades, a juzgar por los datos globales de la gran banca. Los gastos generales caen, en conjunto, un 8,68% frente a los de septiembre del año pasado, fruto de una política de ajustes draconiana. Los dos grandes tienen en marcha un plan de prejubilaciones que afirma esta tendencia.