Opa

Total y SCH se enfrentan el lunes ante el árbitro del 'caso Cepsa'

La próxima semana es clave en la guerra abierta que mantienen desde hace más de un mes el SCH y Total, su socio en Cepsa desde 1990. Las partes han sido convocadas el lunes por los tres árbitros holandeses a los que ha recurrido Total para dirimir un conflicto que se desencadenó el 26 de septiembre tras la opa lanzada por la entidad sobre el 16% de Cepsa. Ambos mantenían hasta entonces unos pactos societarios en la petrolera que establecían, entre otros compromisos, el veto a comprar o vender acciones sin previo acuerdo.

Apelando a la cláusula de arbitraje incluida en los propios pactos, el grupo francés denunció poco después al banco de incumplir los acuerdos. Aunque el proceso puede prolongarse por dos años, en esta primera vista el árbitro determinará si procede o no inmovilizar la participación que controla el SCH en Cepsa (un 33%, que incluye un 5% de Fenosa), además de la que pueda adquirir en la opa (16%), tal como ha solicitado Total.

Según fuentes jurídicas, los árbitros que llevan el caso tomarán una decisión en muy pocos días, ya que se trata de un arbitraje sumario sólo para las medidas cautelares.

SANTANDER 2,60 -6,66%

Ambas partes acudirán a La Haya como a cualquier juicio, con letrados, testigos y expertos. Total se presentará con una decena de abogados de Freshfields, el despacho británico al que ha encargado el caso. Por su parte, la defensa del banco está repartida entre el despacho de Uría & Menéndez, Juan Fernández Armesto y el experto francés en arbitraje Derain & Asociates.

Nerviosismo

Un caso apasionante para los profesionales del derecho, pero que ha desatado el nerviosismo en la parte española. Lo desmesurado de las medidas cautelares que reclama Total hace pensar a los afectados que no podrán ser aprobadas. Pero, por otra parte, todos son conscientes del poder de la multinacional francesa, que suele salir airosa en estos procesos.

De hecho, fuentes cercanas a Unión Fenosa abrigan el temor de que el árbitro aplique unas medidas que durarían lo que dure el proceso. De hecho, la eléctrica, que es el tercer socio en discordia, ha amenazado con llevar a los tribunales si prospera la medida. Curiosamente Fenosa no ha sido denunciada directamente por Total, pero resultaría altamente perjudicada si se le inmoviliza una participación que desea vender y por la que podría obtener 375 millones de euros. Además, se cierra la posibilidad a que se presente una segunda opa.

Las claves del caso

El presidente de Total, Thierry Desmarest, se enteró de la opa que la entidad que preside Emilio Botín lanzó sobre Cepsa en una conferencia ante analistas. Alguien se lo comunicó discretamente y, según cuentan testigos presenciales, al responsable de la poderosa petrolera francesa se le heló la sonrisa. La batalla estaba servida.

Transparencia

decisión unilateral. La opa del banco fue rechazada por Total, que le acusó de haber interpretado de forma precipitada y unilateral la Ley de Transparencia del mes de julio que declara ineficaces los pactos parasociales entre accionistas con más del 25% del capital y que afecten, entre otros, a la regulación del voto en las juntas.

Sin contraopa

estrategia jurídica. Tras remitir a la CNMV los viejos acuerdos en Cepsa, Total dejó claro que no respondería a Botín con una contraopa y que su estrategia será la del desgaste. Por el momento, ha solicitado un arbitraje internacional y ha pedido, para empezar, que se inmovilicen las acciones del banco y de Fenosa en Cepsa.

La perdedora

la eléctrica. Si la situación del banco es delicada, ante el posible bloqueo de hasta un 49% del capital de Cepsa, la gran perdedora es Fenosa. La eléctrica que preside Antonio Basagoiti ha expresado su deseo de vender la participación del 5%, que tiene indirectamente a través de la sociedad holding Somaen Dos.

Soma en dos

liquidación Aunque Total ha expresado su deseo de liquidar Somaen Dos, la sociedad tenedora de un 33% del capital de Cepsa (el 20% del SCH, el 5% de Fenosa y un 8,3% de Total), todo indica que por ahora no lo va a hacer. El grupo francés teme que, al recuperar esta participación, se vea obligado a lanzar una opa por el 100%.