Argentina

Telefónica invertirá 610 millones en su red de Argentina

Los presidentes de Argentina y Telefónica pudieron estrecharse ayer al fin las manos. Era su primera entrevista y se produce en un momento vital para la economía del país y el rumbo empresarial de las compañías que operan en él. Consciente de la relevancia de la cita, Alierta presentó a Kirchner lo que el presidente argentino más ansía: inversiones, y de elevada cuantía.

La Casa Rosada fue testigo del compromiso del primer ejecutivo de Telefónica de invertir cerca de 2.000 millones de pesos -unos 610 millones de euros al tipo de cambio actual- en la modernización de las redes de telefonía fija y móvil. Aunque el plazo de los desembolsos es extenso y puede distribuirse en cuatro años, las inversiones anunciadas superan con mucho las prometidas por las competidoras de Telefónica hace tres semanas.

El mensaje que Alierta quiere transmitir a Kirchner es que Telefónica está en Argentina para quedarse y que contribuye al desarrollo económico del país con sus inversiones y operativa diaria.

TELEFÓNICA 3,45 -0,89%

Porque además del negocio inducido del día a día de su actividad, los desembolsos anunciados por Telefónica serán un revulsivo que afectará a varios campos de proveedores y en diversas zonas del país. Las inversiones más cuantiosas se destinarán al móvil. La operadora tiene previsto renovar su red en el país y construir una infraestructura basada en la tecnología GSM, como adelantó este diario. Esta intención requerirá unos 215 millones de euros, según los planes iniciales de Telefónica en Argentina.

Las innovaciones también llegarán a la red de telefonía fija y a las industrias del país, porque también es uno de los objetivos de Telefónica contribuir a los proyectos gubernamentales de consolidación del entramado industrial de la nación.

Estas inversiones fueron el tema central y casi único de la reunión entre Kirchner y Alierta. Fuentes cercanas a la compañía telefónica aseguran que el presidente de la operadora quiso evitar en todo momento cualquier mención a los temas que separan sus respectivas posturas. No hubo referencia, por tanto, a la demanda que ha interpuesto Telefónica contra el Gobierno del país austral ante una corte internacional de arbitraje por la ruptura unilateral de los contratos de concesión de servicios.

Tampoco hubo requerimientos por parte de Telefónica para la revisión al alza de las tarifas. Y no porque no sea un aspecto vital para la operadora. Las cuentas de la compañía estaría mucho más equilibradas si se produjera el ansiado reequilibrio tarifario, pero Alierta ha preferido centrarse primero en la demostración de que Telefónica está comprometida con el país y pasar en otro momento a las reclamaciones.

El hecho de que las inversiones se anuncien en el contexto de contribuir a la recuperación argentina no impide que no vayan a ayudar a Telefónica a beneficiarse precisamente del rebote al alza. La renovación de la red y la apuesta por GSM ha dado muy buenos resultados a la operadora en Chile, y la modernización de la infraestructura fija servirá para captar nuevos clientes justo cuando el gasto comienza a expandirse.

Una repartida distribución de fondos

1 Las inversiones anunciadas ayer por Telefónica en Argentina van a estar muy repartidas, pero serán la telefonía fija y la móvil las grandes beneficiadas. El negocio tradicional se llevará unos 275 millones de euros, que se dedicarán a la instalación de un millón de nuevas líneas de telefonía básica. Además, se incrementarán un 70% los accesos a Internet y se instalarán 50.000 nuevas conexiones de telefonía pública. También forma parte del acuerdo la intención de recurrir siempre que se pueda a la mano de obra e industria local.

2 La banda ancha será otro destino importante de los fondos. Telefónica dedicará unos 122 millones de euros a este campo, con el objetivo de aumentar un 300% los clientes conectados en cuatro años. En esta partida también está incluida la nueva tecnología inalámbrica Wi-fi.

3 La nueva red GSM de Telefónica Móviles en Argentina permitirá una cobertura nacional por primera vez en la historia de esta compañía. Los 215 millones de euros que se invertirán darán más facilidades a los clientes en servicios de voz, transmisión de datos, imágenes y vídeos a alta velocidad, con mayor disponibilidad de terminales.

4 El compromiso de Telefónica con Argentina no es sólo de inversión. La empresa de servicios compartidos de la operadora, t-gestiona, centralizará en el país la gestión de nóminas de toda América Latina del grupo Telefónica. A la vez, la compañía participará activamente en un programa que tiene por objetivo reducir las importaciones y sustituirlas por bienes locales.

Los objetivos a Medio plazo

Las eléctricas son las primeras de la lista en la revisión de tarifas

Telefónica está convencida de que las tarifas subirán antes o después, pero fijan el objetivo a muy largo plazo, según fuentes cercanas a la compañía. Dada la situación en el país, los primeros precios que subirán serán los de las eléctricas y el hecho de que todavía no haya sucedido a pesar de las condiciones en las que operan y el estado de la red es un indicativo de que la espera será larga. Y más ahora que la inflación está controlada y que cualquier modificación puede afectar al IPC. Las fuentes antes citadas creen que no habrá alza de tarifas telefónicas hasta enero de 2005.

Confianza mutua para un entendimiento sin sobresaltos

También a medio plazo, Telefónica quiere mantener una relación con el Gobierno argentino como la que tiene Repsol YPF. Si bien es cierto que las dos empresas españolas están consideradas en Argentina como buenas compañías para el desarrollo del país, también lo es que Telefónica necesita un marco estable y seguro para desarrollar su actividad. Por ejemplo, la operadora viviría mucho mejor si no tuviera sobresaltos como el que supuso la amenaza de los municipios de poner una tasa por servicios de cable. El objetivo, por tanto, es que haya confianza mutua.

Slim avanza, pero Telefónica sigue siendo líder

Telefónica está siguiendo muy de cerca los movimientos del multimillonario Carlos Slim, dueño de los imperios Telmex y América Móvil. El hombre más rico de Latinoamérica dio un paso de gigante en Argentina en verano con la compra de CTI, una de las operadoras de móviles del país y competencia directa de Telefónica Móviles. También tiene participación en el negocio de datos. Slim revalidó hace poco más de un mes su compromiso con Argentina, en una entrevista personal con Kirchner. Telefónica, sin embargo, recuerda que ella es la líder de la región.

Atentos a

El segundo trimestre de este año ha marcado el inicio de la recuperación en Argentina. Tanto Telefónica como Móviles han entrado en beneficios en el país gracias al efecto de la revalorización del peso frente al dólar. El consumo y el tráfico también comienza a dar señales de actividad.