Política monetaria

Trichet advierte de que el Pacto de Estabilidad atraviesa un periodo "crítico"

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha advertido hoy de que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la zona euro atraviesa en estos momentos un periodo "crítico", debido al elevado aumento del déficit público de algunos de los países miembros. Trichet, que presidía por primera vez la reunión del consejo de gobernadores del BCE, ha realizado estas declaraciones después de anunciar que la institución monetaria ha decidido mantener los tipos de interés de la eurozona en el 2%, tal como esperaban los mercados financieros y analistas.

El nuevo presidente del BCE ha subrayado que la evolución presupuestaria pone en riesgo la credibilidad de los fundamentos institucionales de la Unión Monetaria Europea. Asimismo, ha criticado la decisión de Bruselas de conceder un plazo, hasta 2005, a Francia para reconducir su excesivo déficit por debajo del límite del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) que fija en sus planteamientos el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Por otra parte, Trichet ha señalado que la ralentización de la inflación en los próximos meses se podría tornar más lenta de lo esperado por la institución monetaria, si bien las perspectivas a medio plazo de estabilidad de los precios continúan siendo "favorables".

Tipos bajos para afianzar la recuperación

La decisión de dejar hoy inalterados los tipos de interés, ha sido la primera tomada por los 18 miembros del consejo de gobierno bajo la presidencia del francés Jean-Claude Trichet, que asumió el cargo el 1 de noviembre. Los analistas opinan que la aceleración del crecimiento económico en EEUU, que ayuda a las exportaciones europeas, y el fin de la recesión en Alemania en el tercer trimestre, son un claro desincentivo para abaratar el precio del dinero. Asimismo, prevén que el banco emisor no recurra en un futuro previsible a un nuevo recorte de las tasas. Según éstos, el precio del dinero permanecerá inalterado hasta bien entrado el 2004, en el que será modificado previsiblemente al alza.

Al contrario del instituto emisor europeo, el banco central australiano y el Banco de Inglaterra subieron los tipos ayer y hoy, respectivamente, para hacer frente a las presiones inflacionistas, tras una reactivación de sus economías. Entre los asistentes a la reunión de hoy estaban el comisario de Asuntos Monetarios y Económicos, Pedro Solbes, y Christian Noyer, que sucedió en el cargo a Trichet como gobernador del Banco de Francia en octubre y que ahora es también miembro del consejo.