Pacto de Estabilidad

Duisenberg habla de un posible fracaso del Pacto en su último día al frente del BCE

El presidente saliente del Banco Central Europeo (BCE), Wim Duisenberg, considera posible un fracaso del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que "sería un desastre para Europa", según declaraciones a la televisión alemana recogidas por Efecom. Conforme a los últimos datos de Bruselas, el déficit en la zona euro será de un 2,8% este año, por el incumplimiento por tercer año consecutivo de los niveles permitidos (3% del PIB) por parte de Alemania y Francia.

"El peligro [de un fracaso] existe. Sería un desastre para Europa, pero espero y estoy seguro de que el Banco Central Europeo hará todo lo posible para conservar el Pacto, que ahora está siendo ciertamente presionado", admitió con una incomodidad que puede derivarse de las críticas y momentos difíciles de su mandato. Durante este tiempo, a tres años de concluir los ocho para los que fue elegido, ha recibido reiteradas presiones de gobiernos del área, especialmente de Alemania y Francia, para que recortara el precio del dinero con el fin de impulsar el crecimiento económico.

No obstante, las palabras de Duisenberg recordaron con nostalgia la etapa previa a la entrada en vigor de la Unión Monetaria, en 1999, cuando algunos participantes demostraron tener una "destacable voluntad política" para lograr la convergencia de prestaciones económicas con un bajo índice de inflación, el mayor crecimiento económico posible y un bajo índice de desempleo.

Quien pasará a los anales como Mr. Euro, por su exitosa labor en la introducción de los billetes y monedas comunitarios en enero de 2002, ha asistido hoy a una estimación rápida de la Oficina Estadística comunitaria que refleja la estabilidad de la inflación, el principal objetivo del banco emisor. En octubre, la tasa de inflación interanual se mantuvo en el 2,1%.

Retos de Trichet

Volviendo al consenso mencionado, vigente en los novente, Duisenberg opina que está desapareciendo y para su sucesor, Jean-Claude Trichet, el mayor reto será resucitar aquella firme voluntad política. El francés, quien desde mañana capitaneará la política monetaria de la eurozona desde la presidencia del instituto establecido en junio de 1998, se ha declarado como un firme defensor del Pacto.

En una cena de despedida ofrecida esta semana por los ministros de Finanzas comunitarios en Venecia, Duisenberg advirtió a estos dos países, aunque sin citarlos, que si violan los términos del Pacto, los mercados y la opinión pública perderán la confianza depositada en el euro. También recordó que los países miembros de la zona euro ya han sido advertidos de que las normas fueron concebidas para buenos y malos tiempos, como el que atraviesan los Quince.

Las Cámaras alemanas, contrarias a flexibilizarlo

La Confederación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio (DIHK) se ha pronunciado hoy en contra de relajar el Pacto y de dar un trato preferencial a Francia y Alemania, informa Efecom. "Quieren hacer tambalear los fundamentos. La DIHK advierte decididamente contra una relajación", subraya su comunicado. Se manifestó partidaria de sancionar a los países que incumplan los criterios, para evitar que el Pacto se convierta en un "contrato sin valor". La Comisión Europea está dispuesta a dar a esos países un año más para ajustar sus déficit, pese al establecimiento de sanciones cuando la vulneración se produce durante tres años, como así ocurre.