EDITORIAL

El futuro de Cepsa

La decisión del consejo de Cepsa, con diez votos a favor y ocho abstenciones, de aconsejar a los accionistas acudir a la oferta de compra del 16% de la petrolera lanzada por el Santander parece sensata. El precio, 28 euros por acción, es interesante, al menos en el corto y medio plazo, y más en un momento en el que aún quedan muchas incógnitas por despejar sobre el futuro del grupo que preside Carlos Pérez de Bricio. Y es que en el tenso consejo celebrado ayer en Madrid volvieron a ponerse de manifiesto las profundas diferencias entre el SCH y Total. El grupo francés, por ejemplo, argumentó que el futuro de la petrolera española puede quedar seriamente tocado si Total le retira el apoyo técnico. Una réplica a la acusación del Santander de que Total sólo piensa en sus intereses a la hora de gestionar Cepsa. Dos cargas de profundidad en una pelea de gigantes que debe dilucidarse cuanto antes por el bien de la segunda petrolera española.