Cambio

Iberia hace más flexible sus ofertas

Iberia introducirá de forma paulatina algunos cambios muy significativos en la venta y en el contenido de sus billetes de avión a partir del 1 de noviembre. Los cambios responden a la nueva política comercial puesta en marcha por la compañía de bandera para responder a la durísima competencia que le han planteado en su propio mercado, basada en una auténtica guerra de tarifas.

El fundamento de la nueva estrategia se traducirá en ofrecer a sus clientes, en el momento de comprar un billete, la posibilidad de separar, por un lado, el servicio de transporte básico, y por el otro, el resto de servicios complementarios que antes estaban incluidos en el precio: cambios de ruta, menús, anulación de billetes, emisiones de vuelos con y sin papel, etc.

Iberia pone el énfasis en que esta pequeña revolución comercial permitirá a sus pasajeros 'pagar sólo por aquellos servicios que realmente desea recibir, beneficiándose de rebajas de precio cuando renuncia a prestaciones que antes estaban incluidas en la tarifa base', según explica un portavoz de la empresa.

Con esta iniciativa, Iberia quiere competir con las mismas reglas de juego de sus competidoras: las aerolíneas de vuelos baratos que basan su rentabilidad en ofrecer el mínimo servicio al menor precio.

Estas modificaciones se notarán a partir de noviembre, pero serán más evidentes en los meses siguientes, cuando Iberia complete las medidas que se contienen en su nueva política comercial.

Las primeras modificaciones en el contenido de los billetes se notarán en la zona dedicada a consignar los gastos que el pasajero debe abonar por la emisión de su billete. Además, la aerolínea dará la opción al cliente de anular o modificar su vuelo (tanto en destino como en hora o fecha), aunque deberá pagar la gestión de estas modificaciones. Según fuentes de la aerolínea, el precio se establecerá en 12 euros por estos trámites. También existe diferencia entre la emisión de un billete electrónico o uno en papel. En este último caso, el cliente abonará cinco euros por la gestión.

Iberia renuncia por ahora a incluir la compra de los servicios de comidas en el momento en que se reserva el billete, ya que 'su gestión es demasiado complicada'. De momento, los auxiliares de vuelo mantendrán el servicio a bordo 'con una oferta de alimentos y bebidas variadas' que, eso sí, ya no estarán incluidas en el billete y deben abonarse en el avión.

Iberia también ha cambiado su política de comisiones con las agencias que le venden el 85% de los billetes. La aerolínea pretende reducir estos pagos hasta un 1% en 2005, frente a la comisión de un 6,5% que ahora abona por la venta de un billete.

A partir del 1 de enero, un cliente que compre un vuelo a través de una agencia verá que el precio del billete caerá un 3%. Sin embargo, la agencia le cobrará una comisión en pago de las gestiones. La duda radica en la forma de cobrar esta emisión. La propuesta de la aerolínea es que la agencia presente una tarifa fija por cada clase de vuelo, aunque nadie duda de que existirá una pugna entre las agencias por bajar precios.

El gasto por cancelación y cambio de destino o fecha se fija en 12 euros

Internet Nuevas reglas Ahorro por el uso de billetes electrónicos Posible guerra de precios entre agencias

Iberia prevé reducir costes hasta 2005 por un importe de 400 millones. De ellos, 120 se conseguirán a base de reducir los gastos de comercialización; esto es, la partida que paga en comisiones a las agencias de viaje. El ahorro es posible dado el creciente uso de Internet por los usuarios a la hora de diseñar y reservar sus viajes de turismo. También es importante para el ajuste el uso de los billetes electrónicos. Iberia ofrece sustanciosos descuentos a aquellas personas que renuncian al testigo de papel en sus tiques aéreos: cuatro euros por trayecto en vuelos nacionales.

La cúpula asociativa de agencias de viaje (Caave) cree que la nueva política de emisión de los billetes de Iberia no afectará sustancialmente a sus ventas. Sin embargo, dice su presidente, Jesús Martínez Millán, 'todavía queda por fijar la mejor fórmula para cobrar los trámites destinados a estos nuevos servicios de la aerolínea'. Martínez Millán explica que 'dependerá de la decisión de cada una de ellas'. Esto supondrá una mayor competencia de precios a la baja en la venta de viajes. 'Antes, con la tarifa global estaba claro. Ahora, al ser opcional, el cobro dependerá del margen y la estrategia de cada una', añade.