Brasil

Las empresas españolas piden a Lula garantías para invertir

Los empresarios españoles con intereses en Brasil expresaron ayer al presidente del Gobierno español, José María Aznar -de visita en este país-, su compromiso con el mercado brasileño, pero insistieron en la necesidad de que el Ejecutivo de Lula da Silva garantice pronto un nuevo marco normativo que incluya unas reglas de juego claras y estables para la inversión extranjera.

Aunque los representantes empresariales españoles manifestaron a Aznar su satisfacción con el desarrollo de sus proyectos en Brasil, precisaron que aún faltan marcos regulatorios más estables en sectores brasileños como la telefonía, la electricidad y el agua. Estos empresarios, de los sectores bancario, asegurador, turístico, energético, constructor y de telecomunicaciones, entre otros, confían en que Aznar plantee a Lula este problema, así como su preocupación por los efectos en las inversiones españolas de las reformas laborales y fiscales impulsadas por el Gobierno brasileño.

Consideran que debe existir un 'cumplimiento estricto de los compromisos contractuales' asumidos por Brasil antes de la llegada de Lula.

Reclaman marcos normativos estables en la telefonía, la electricidad y el agua

Un escenario para los negocios

Coyuntura

La Comisión europea hizo ayer públicas sus previsiones macroeconómicas que afectan también a las economías latinoamericanas. En el caso de Brasil, las autoridades europeas esperan que la demanda de exportación sea 'fuerte', a diferencia de lo que ocurre con la demanda doméstica.

Inversiones

EspaçA ES EL PRIMER INVERSOR europeo en Brasil y el segundo del mundo, con un importe total acumulado de 25.000 millones de dólares. Estas inversiones se concentran fundamentalmente en los sectores de telecomunicaciones, electricidad, petróleo-gas, banca y seguros.

Comercio

Los intercambios comerciales entre España y Brasil superaron en 2002 los 2.100 millones de dólares, con unas ventas españolas de 950 millones y unas compras de productos brasileños de 1.200 millones. Estas cifras crecerán con el acuerdo UE-Mercosur, que se prevé para antes de 2005.

Riesgo-país

José María Aznar ha valorado la política económica de Lula da Silva como 'ortodoxa', lo que en su opinión ha propiciado que en una economía como la brasileña -que ha entrado técnicamente en recesión- el Gobierno haya logrado reducir el riesgo- país de 2.000 a 600 puntos.