OPV

La OPV de Google por Internet genera incógnitas

Robará Internet las sabrosas comisiones que se embolsa la banca de inversión? La salida a Bolsa de Google, uno de los acontecimientos bursátiles más esperados, plantea numerosas incógnitas a la vez que genera la esperanza de resucitar el mercado de OPV.

El buscador de páginas por Internet más popular planea debutar en el mercado a través de una subasta de acciones. Los detalles sobre la operación son aún un misterio, pero este método novedoso, que permitiría una fijación de precios libre sin la mediación de intermediarios, podría resultar revolucionario si probara su eficacia.

Eliminar las desorbitadas comisiones que cobran los bancos colocadores se perfila como la gran ventaja de este sistema. Evitar escándalos financieros derivados de estas operaciones, como los ocurridos tras el estallido de la burbuja tecnológica, se presenta como otro atractivo. Pero ¿es factible este método?

El escepticismo es la principal reacción que genera este sistema novedoso, a falta de detalles precisos sobre una operación que aún no se ha confirmado oficialmente.

'No tengo tan claro que se pueda prescindir de los bancos de inversión' comenta un experto que prefiere mantener el anonimato. '¿Cómo se estructurará la operación? ¿Quién garantizará que detrás de cada orden exista una persona o entidad con dinero?'. Otros auguran volatilidad, dificultades para casar oferta y demanda, problemas de operativa, obstáculos judiciales y numerosos impedimentos para lograr la aprobación del regulador de EE UU.

'El objetivo de anunciar una subasta por Internet es publicitario. Conseguirán que se paguen precios desorbitados', vaticina otro experto que considera que al final los bancos terminarán canalizando la operación y formalizando los pagos.

Es previsible que la compañía se haya planteado estas dificultades y queda por ver qué ocurrirá cuando anuncie los detalles de la operación. En la actualidad, según fuentes de Bloomberg, Goldman Sachs, Morgan Stanley y otros ocho bancos luchan por hacerse con el asesoramiento de la OPV, una operación que daría un valor de mercado a Google de entre 15.000 y 25.000 millones de dólares.

El futuro de los bancos quizá pase por crear un negocio paralelo a la banca de inversión, pero por Internet, donde prime más el asesoramiento, y las comisiones sean mucho más asequibles que el 8% que cobran algunos en este tipo de operaciones.