EDITORIAL

Gallardón y la vivienda

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, incluye en su primer presupuesto municipal un recargo del 50% en el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) para las viviendas desocupadas. Además propone elevar un 44,2% la inversión municipal en vivienda y construir 7.827 casas de protección oficial. El regidor madrileño pone así el foco de atención en la burbuja inmobiliaria, uno de los problemas que más preocupan a los ciudadanos. La propuesta de aumento del IBI será polémica. Pero es buena, aunque sólo sea porque servirá de catalizador para el necesario debate sobre cómo enfriar el mercado inmobiliario. También hay voces en contra (ver en estas mismas páginas la opinión de Joaquín Trigo), por su difícil aplicación. En cualquier caso, Gallardón debe saber que dentro de un tiempo habrá de rendir cuentas y explicar a cuántas viviendas supuestamente desocupadas ha aplicado la medida. Si puede.