Resultados

La Caixa gana un 33,3% más gracias al negocio tradicional

El beneficio neto atribuido de La Caixa al cierre de septiembre se situó en 657 millones de euros, lo que supone un aumento del 33,3%. Este porcentaje contrasta con el aumento del 95% que la entidad registró hasta junio. La diferencia se debe a que durante el tercer trimestre de 2002 la caja contabilizó unas plusvalías de 65 millones de euros por la venta que hizo su filial Hisusa del 8,9% de Acesa.

En los nueve primeros meses del año, el negocio tradicional de La Caixa ha seguido creciendo a un ritmo superior a la media del mercado. El margen de intermediación de la entidad creció un 10,6%, fruto principalmente de la entrada en rentabilidad de cada vez mayor número de oficinas. De una red formada por 4.692 puntos de venta, a septiembre, 600 perdían dinero frente a las 741 que lo hacían en el mes de junio. Esta evolución se debe también a que durante los últimos 12 meses la caja sólo ha abierto 101 oficinas (65 a lo largo de 2003). Además, según asegura la entidad, también se está aplicando una estricta política de precios para conservar el margen.

El aumento de los resultados de las operaciones financieras y la mejora de las comisiones han contribuido a lograr una subida del margen financiero del 12,2%. Este aumento combinado con el control del gasto han sido claves para conseguir un crecimiento del margen de explotación del 28,6%. La Caixa cuenta con un comité de eficiencia que este año está analizando con más rigor el crecimiento del gasto.

El gasto sólo crece un 6,8%, debido a que se ha reducido la apertura de oficinas

En cuanto a la aportación de las participadas, la entidad ha ingresado 632 millones de euros por puesta en equivalencia. Esta cifra, sumada a otros 225 millones que ingresa por dividendos, supone una contribución bruta de las filiales de 857 millones.

Sin embargo, la aportación es 165 millones menor a la ingresada en los primeros nueve meses de 2002, debido a que el año pasado Gas Natural vendió su participación en Enagás y Repsol se desprendió de una parte de sus acciones de Gas Natural. Pese a ello, un portavoz de la caja indicó que la rentabilidad de estas inversiones se sitúa muy por encima de la que se obtendría dedicando el mismo importe al negocio tradicional. El descenso de la apuesta en equivalencia ha hecho que el margen de negocio de la entidad retroceda un 4,5%.

En la parte final de la cuenta de resultados se produce una distorsión importante debido a las fuertes dotaciones y las ventas realizadas por La Caixa en 2002. Concretamente, a lo largo del año pasado la entidad tuvo que dotar por determinadas decisiones contables de Repsol y Telefónica. Además, la filial Hisusa vendió su participación en Acesa.

En el presente ejercicio, las operaciones extraordinarias se han limitado a la venta de una participación de Saba a Acesa (actualmente Abertis) y la salida del accionariado de Banco Popular de Puerto Rico, lo que ha supuesto unas plusvalías netas de 51 y 10 millones respectivamente. Para compensar esos ingresos extraordinarios, la entidad ha realizado provisiones genéricas siguiendo criterios conservadores. Esta situación le permitirá a La Caixa modular como quiere su resultado de fin de año.

Decisiones del Consejo

Hasta mil viviendas de alquiler

En la misma reunión, el consejo aprobó la propuesta del comité de dirección de La Caixa para crear una sociedad inmobiliaria que promueva apartamentos en régimen de alquiler dirigidos a jóvenes de menos de 30 años y a personas de la tercera edad. La sociedad, que no pretende generar beneficios, contará con un capital social inicial de 100 millones de euros y promoverá, en una primera fase, hasta 1.000 viviendas de una dimensión aproximada de 50 metros cuadrados. La intención es alquilar los pisos a 240 euros al mes.

Javier Godó, nuevo consejero

El editor de 'La Vanguardia', Javier Godó Muntañola, se ha incorporado como nuevo vocal del consejo. Godó es miembro de la asamblea general de La Caixa en representación de la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, de la que es presidente. En la última asamblea, el editor fue elegido primer consejero suplente. La decisión de la presidenta de la Asamblea Catalana de la Cruz Roja, Marta Corachán, de abandonar su cargo en esta organización sanitaria supone la pérdida inmediata de su condición de vocal del consejo y su sustitución por parte del primer consejero suplente elegido en la asamblea. El consejo también valoró la labor del comité de eficiencia que controla la evolución de los gastos de la entidad. A septiembre, los gastos generales han crecido un 6,8%, notablemente menos que en ejercicios anteriores.

Las plusvalías latentes crecen

El consejo de administración, celebrado el jueves en Madrid coincidiendo con el 75 aniversario de la CECA, analizó la cartera de participadas de La Caixa. Actualmente, esta cartera tiene un valor en libros de 9.000 millones de euros. Al cierre del 30 de septiembre, el valor en Bolsa de esas participaciones ascendía a 11.302 millones, lo que supone unas plusvalías latentes de 2.302 millones. La cifra contrasta con los 1.525 millones del cierre de 2002, pero también con los más de 6.000 millones que La Caixa llegó a contabilizar.

Las cifras

1.719 millones de euros acumula todavía la caja como fondo de comercio por sus participaciones en Repsol, Deutsche Bank y Telefónica.

926 trabajadores nuevos se han incorporado a la plantilla en el último año.

6.893 cajeros forman parte de una red de 4. 692 oficinas

8,64 millones de personas son clientes de la caja española.