Cumbre de Donantes

Las empresas piden contratos a cambio de la ayuda a Irak

La llamada Conferencia de Donantes para Irak y la reunión paralela del sector privado arrancaron ayer en Madrid con una clara petición de las empresas al Gobierno. Siguiendo el modelo que EE UU ha aplicado en Irak, el sector empresarial quiere salir beneficiado de la aportación española al proceso de reconstrucción iraquí.

'EE UU ha hecho lo que tiene que hacer y lo que queremos es que la totalidad del dinero español vaya a parar a empresas españolas', aseguraba José María Lacasa, director del área internacional de la patronal CEOE. El presidente del Comité Hispano- Iraquí de las Cámaras de Comercio, Javier Taberna, insistía: 'La situación española es privilegiada y tiene que tener claras diferencias respecto a otros países'.

La reivindicación de CEOE y las cámaras fue respaldada por otros empresarios que participaron en el encuentro del sector privado, al que asistieron 332 empresarios de 46 países. Manuel Gasset, director de relaciones internacionales de la constructora Abengoa, reconocía que 'si ése es el modelo que van a seguir otros países y, sobre todo los principales donantes, España debería hacer lo mismo'.

Pedro González-Haba, director de gestión exterior de la patronal Seopan, defendió a su vez que 'los países que contribuyen con más dinero a la reconstrucción tienen que tener más oportunidades de negocio'.

El Gobierno español aún no ha decidido cómo canalizará los 300 millones prometidos. El Ejecutivo puede optar por integrar su ayuda en el fondo multilateral que se creará en esta conferencia o por establecer una ayuda bilateral que condicione la concesión al cierre de contratos con empresas españolas. 'A la vista de lo que hagan otros países, luego se negociará', explicaba el comisionado del Gobierno para Irak, Fernando Díez Moreno.

De momento, el vicepresidente Rodrigo Rato sí ha explicado que 75 millones de ese montante serían créditos concesionales, que sí están sujetos a determinadas condiciones de contratación.

Pese a las declaraciones oficiales, que hablan de un proceso de licitación transparente por parte de los organismos internacionales, los representantes iraquíes defendían la idea de la contrapartida.

'No estamos aquí mendigando dinero porque nuestro país tiene un potencia enorme y un gran número de oportunidades. Quienes nos ayuden ahora tendrán su recompensa', aseguraba Mowaffak al Rubaie, miembro del Consejo iraquí.

Algunos participantes en el foro no confían en que las empresas estadounidenses cedan el liderazgo que ahora ostentan en el proceso de reconstrucción. 'Somos escépticos. Pero la tarta es muy grande y puede haber pastel para todos', apuntaba el vicepresidente de Técnicas Reunidas, Manuel Valencia.

Para los directivos de las empresas estadounidenses como Caterpillar o Daimlerchrysler la reconstrucción pasa ahora por la cooperación multilateral. Algo que queda pendiente para la jornada de hoy, en la que los países donantes deben comprometer su ayuda.

El Banco Mundial cifra las necesidades en 36.000 millones de dólares, aunque la capacidad de absorción de inversiones es de 6.000 millones al año.

Las barreras a la inversión extranjera

1 La falta de seguridad es el principal obstáculo para la llegada de inversión extranjera a Irak. Los atentados casi diarios y la escasa eficiencia de las fuerzas de seguridad se perfilan como la mayor preocupación de los empresarios. 'No va a haber soluciones rápidas hasta que no haya seguridad', advierte Manuel Gasset, director de internacional de Abengoa. 'Este proceso es más lento de lo que nos quieren hacer ver', explica. El secretario de Estado de Comercio, Francisco Utrera, reconoció que la seguridad es indispensable 'para crear un clima de inversión'. Según Pedro González, director de gestión exterior de Seopan, 'una vez resuelto el problema de la seguridad no se ven dificultades para la colaboración'.

2 La identificación de proyectos es otra de las asignaturas pendientes que exigen los empresarios para invertir y uno de los objetivos de la conferencia de ayer. Lo que sí parece evidente a los ojos de los empresarios es que el potencial de Irak es grande. 'Estoy impresionado con las posibilidades que hay, sobre todo en infraestructuras', apunta Daniel Christman, representante de la Cámara de Comercio de EE UU. No obstante, el abanico de posibilidades es, a su juicio, muy amplio: servicios financieros, seguros, sanidad y agricultura son los principales. Pero de momento, 'todo está en el aire', afirman fuentes españolas cercanas a las negociaciones.

3La garantía sobre las inversiones está aún pendiente, aunque ya hay bancos interesados en cubrirlas. Es el caso del estadounidense Exim Bank, que prevé asegurar las inversiones de empresas de su país por un valor de 500 millones de dólares. Fuentes del banco aseguran que entidades y agencias de seguros de otros países se han mostrado interesadas en conocer su experiencia para hacer lo mismo.

las claves de la reconstrucción

Recuperación de los ingresos que genera el petróleo

La recuperación de la producción petrolífera de antes de la guerra, es decir, más de dos millones de barriles diarios, es una de las prioridades de la Administración de Irak. Es por ello que se prevé entre los proyectos más inmediatos la reconstrucción de las refinerías dañadas por la guerra y los atentados posteriores, así como la posterior construcción de otras dos refinerías. La riqueza de los recursos naturales de Irak ofrece amplias posibilidades a las empresas extranjeras y el Gobierno iraquí espera revertir los ingresos por petróleo en la reconstrucción.

El Gobierno iraquí apoya la creación de un sistema bancario

En las próximas semanas empezará a funcionar en Irak el Banco de Comercio, como primer paso para la creación de un sistema bancario en el país. Según prevé el Gobierno del país, la entidad ofrecerá todos los servicios propios de una entidad financiera con el objetivo de facilitar las inversiones en el país. Además, las autoridades iraquíes tiene previsto autorizar que otros seis bancos empiecen a operar a medio plazo, aunque aún no se ha desvelado qué entidades extranjeras participarán en el proyecto. Tanto el BBVA como el SCH participaron ayer en la conferencia del sector privado.

Reestructuración de la deuda externa

Las autoridades iraquíes anunciaron ayer que piensan acometer el proceso de reestructuración de la deuda externa a lo largo de 2004. Los países árabes implicados en la Guerra del Golfo son sus principales acreedores y hasta el momento no han dado señales que apunten una condonación o reducción de la misma. Un anuncio en este sentido puede ser su aportación a esta conferencia, según fuentes oficiales. Hasta que los países árabes no tomen su decisión, los demás acreedores -Francia, Alemania, Japón y Rusia- no anunciarán sus posiciones.

Datos

46 es el número de países que han mandado representación empresarial a la conferencia del sector privado

6.000 empresas, asociaciones y confederaciones empresariales han participado, lo que ha demostrado el interés por Irak

332 millones al año es la capacidad de absorción de inversión de Irak