Encuentro

EEUU, Japón y Arabia Saudí, los mayores donantes para Irak

El secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, aseguró hoy que el Congreso de su país ha aprobado ya la aportación estadounidense para la reconstrucción de Irak de 20.300 millones de dólares. Según Powell, "antes de que acabe el día habremos comprometido la cantidad más grande que hayamos aportado en cualquier conferencia de donantes".

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores de Japón, Yoriko Kawaguchi, informaba hoy de que su país contribuirá con 5.000 millones de dólares hasta 2007. La jefa de la Diplomacia japonesa expuso que en 2.004 se aportarán 1.500 millones de dólares para "reconstrucción inmediata".

Arabia Saudí comprometerá 1.000 millones de dólares, la tercera cifra más generosa, mientras Emiratos Árabes Unidos dará 215 millones de dólares.

Donaciones y problemas de seguridad

Los cálculos previos de la ONU sobre las necesidades para la reconstrucción de Irak en 2004 ascendieron a unos 9.000 millones de dólares, pero segun el organismo internacional ¢teniendo en cuenta la inseguridad¢ sólo se podrán ¢aplicar 5.000 en 2004".

La ONU cree que 5.000 millones de dólares serán suficientes para cubrir las necesidades reales e inmediatas de Irak, dijo hoy el jefe del grupo de desarrollo de Naciones Unidas, Malloch Brown. Aunque el esfuerzo es considerable, según Brown, los 5.000 millones "no están fuera del alcance" de la Conferencia.

Para el periodo 2005-2007, la ONU mostró hoy su preferencia por una "combinación financiera" que no sólo estè constituida por ayudas. "De lo contrario -dijo Brown- se produciría una distorsión de los flujos de ayuda a otros países".

Más que al África subsahariana

Como dato, el representante de Naciones Unidas citó que los 56.000 millones de dólares para Irak (36.000 para prioridades distintas al petróleo y seguridad -estimación de la ONU y el Banco Mundial- más 20.000 para estos dos últimos apartados) es mucho más que lo que ha ido para África subsahariana en los últimos cuatro años, con una población 25 veces mayor.

Según Brown, en 2004 Irak vivirá de las ayudas, pero en el periodo 2005-2007 y de los 36.000 millones evaluados por la ONU y el Banco Mundial "no todo debe ser asistencia externa".

"Con el paso del tiempo, adquirirán mayor importancia los ingresos del gobierno y del sector privado", dijo Brown, quien afirmó que "se podría pensar" en un mayor paquete financiero si en 2004 avanza el proceso político y económico en Irak.

Entre las condiciones para avanzar en dicho proceso, la ONU citó la renegociación de la deuda -cuatro veces el PIB iraquí-, la liberalización económica, el alivio de las tensiones internas y, fundamentalmente, un gobierno iraquí legítimo.

Contribuciones

Los 73 países donantes que han acudido a la Conferencia de Madrid para la reconstrucción de Irak anunciaron contribuciones por importe de 33.000 millones de dólares, según anunció en la sesión de conclusiones el ministro de Economía del Gobierno español, Rodrigo Rato, al término de la segunda y última jornada de reuniones.

A esta cifra habrá que añadir aquellas aportaciones que resulten de la ayuda en especie, los créditos a la exportación y la ayuda técnica. Rato destacó la necesidad de un rápido desembolso de estas cantidades para lo cual celebró al acuerdo sobre los términos de referencia de la comisión internacional de asesoramiento y supervisión que ayudará a asegurar la transparencia y credibilidad en la administración del fondo para el desarrollo de Irak y de las ventas de exportaciones de petróleo.

Además de las cifras de recaudación anunciadas, Rato hizo un llamamiento a la comunidad internacional y más en concreto al Club de París -los acreedores de Irak- de cara a buscar una solución a la actual situación de la deuda externa iraquí, por lo que recomendó en nombre del Gobierno español considerar "la condonación de parte de la deuda", algo que sería "coherente con el esfuerzo que hoy ha hecho la comunidad internacional" y que evitaría "comprometer su evolución futura" de no adoptarse actuaciones decididas por parte de todos los países acreedores.