Plan estratégico

Caja Madrid aumentará su peso en la industria

Crecer un 60% en beneficio bruto en tres años (no de forma lineal) es el ambicioso objetivo que se plantea Caja Madrid en el plan estratégico que aprobará hoy, con retraso, debido a las elecciones en la caja.

Llegar a los 1.200 millones de beneficio, pero también mejorar la ratio de eficiencia en cuatro puntos sobre la del cierre de este año, ganar 0,60 puntos de cuota para superar el 7% potenciando la banca comercial y marcar unos objetivos de calidad de servicios son las bases que se estudian para el llamado Proyecto 2006, según avanzó la entidad en un comunicado. El consejo prevé aprobarlo hoy.

Es 'ambicioso pero realista', señalan fuentes cercanas al consejo que se reunió ayer en Cádiz para debatir las líneas básicas del plan. El encuentro se aborda intentando aparcar los enfrentamientos entre PP y PSOE y dos facciones de CC OO, que marcaron la renovación de consejeros y la reelección del presidente el pasado 29 de septiembre. Tras las elecciones, el PSOE ha perdido la vicepresidencia que tenía y ha salido de la comisión ejecutiva. Ahora queda pendiente renovar un pacto que dé estabilidad a la caja, algo que se negociará después de aprobar el plan de negocio, según diversas fuentes consultadas.

Al contrario que el esquema el precedente, que supuso un cambio radical en el modelo corporativo y de negocio de la caja, el actual se presenta como un plan continuista, muy centrado en actualizar objetivos por cada área de negocio, según diversas fuentes del consejo. Esta línea continuista hace esperar que no haya cambios corporativos importantes.

Oportunidad de inversión

También se mantendrán las inversiones estratégicas en empresas como Endesa, Iberia o Realia. No hay vocación de venta a priori. En la reunión que el presidente, Miguel Blesa, y los consejeros de la caja mantuvieron también se planteó aumentar la cartera industrial, siempre que haya oportunidades de inversión en compañías rentables para que la aportación repercuta en la cuenta de resultados.

El tirón de las hipotecas decaerá, según las previsiones, aunque no se sabe exactamente cuándo. Para compensar este pilar fundamental en el actual negocio de particulares, la caja estudia poner el acento en los ingresos por comisiones. De hecho, este año ya ha variado tarifas en tarjetas.

La idea es hacer una firme apuesta por otros productos, como los seguros (vía la alianza con Mapfre), los fondos de inversión y de pensiones.

El horizonte del plan es a tres años y no a seis años por la dificultad de hacer previsiones a más largo plazo. La entidad maneja dos escenarios de crecimiento de la economía española, de entre el 2,5% y el 3%, sin descartar el efecto de un estancamiento.

La entidad estudia compensar el menor tirón de las hipotecas con más ingresos por comisiones

El futuro. Negocio y recursos

Seguros, fondos de inversión y de pensiones

El plan comercial centrará los esfuerzos de las oficinas en vender más seguros, apoyándose en el holding asegurador que mantiene con Mapfre. Y, a la vista de los signos de recuperación en los mercados, los fondos de inversión se colocarán también en la parrilla de la salida de la oferta. Fomentar el ahorro a largo plazo será, asimismo, tarea de los comerciales, que tendrán que captar más titulares para los fondos de pensiones, una campaña típica de final de año.

La subida de tipos mejorará el margen

La caja cuenta con que los tipos de interés subirán, aunque no ve claro que esto se produzca el próximo año, según los distintos estudios que maneja. Sin embargo, sí habrá alzas a partir de 2005. Con estas previsiones, la entidad estima que puede presuponer la mejora del margen financiero, ahora muy dañado por unos tipos en mínimos. Confía en que el repunte sea leve para alejar efectos sobre la morosidad. Lo destinado a obra social crecerá como el beneficio, un 60%.

Las cuotas participativas no entran en el proyecto

El debate sobre las cuotas participativas (títulos similares a las acciones pero sin derechos políticos) que las cajas no se deciden a emitir también salió a relucir en la reunión del consejo. Pero tal como se está esbozando el plan de negocio para los próximos tres años, emitir estas cuotas no entraría dentro del proyecto, aseguran fuentes cercanas al consejo. Aunque tampoco habría que descartarlo totalmente como una forma de captar recursos para un proyecto puntual.

Sigue la expansión con más oficinas

La segunda caja del país no da por finalizada su expansión, ya que el consejo estudia seguir creciendo en oficinas. Caja Madrid, como gran parte de las cajas, ha tenido una fase de fuerte crecimiento de sucursales en su batalla por ganar cuota a la banca, algo que están consiguiendo. Sin embargo, en los últimos dos años el ritmo de apertura de sucursales se ha ralentizado.

En esta línea moderada quiere ir Caja Madrid. Pese a que su red, de 1.900 sucursales, está bastante extendida, aún hay zonas por cubrir. Por eso en la reunión se planteó la posibilidad de ir inaugurando más oficinas en zonas con menor presencia, según fuentes cercanas al consejo. Este crecimiento orgánico llevará aparejado un incremento de la plantilla -formada por 12.382 trabajadores- lo que descarta recortes futuros.

Para vender productos en más puntos geográficos, la caja ya se apoya en la red de oficinas de la aseguradora Mapfre, con la que mantiene una alianza que está dando jugosas aportaciones de negocio y que quiere reforzar.