Las bolsas en el mundo

Los inversores, insensibles a los buenos datos de los beneficios empresariales

Los buenos resultados económicos de Merrill Lynch no impidieron que el mercado de Wall Street operara a la baja y que los principales índices concluyeran con ligeras subidas, rompiendo la tendencia alcista de las últimas sesiones.

Ante la ausencia de indicadores económicos y a la espera de la valoración que hoy haga de la economía la Reserva Federal, los inversores se decidieron por la prudencia: el Dow Jones y el Nasdaq ganaron un 0,50%, mientras que el S&P 500 avanzó un 0,40%.

Estados Unidos Baja Merrill Lynch

El mercado reaccionó con frialdad al anuncio de Merrill Lynch de que sus ingresos aumentaron un 50% en el tercer trimestre del año, lo que representa el segundo mejor resultado trimestral de su historia. 'Esto no es una sorpresa, es una confirmación' explicó ayer un analista para justificar la actitud inversora. Merrill Lynch cotizó desde el principio a la baja y terminó cayendo un 1,43%.

Quizá la explicación radique en la encuesta mensual de gestores de fondos elaborada por el propio Merrill Lynch, un 54% de los entrevistados ven a EE UU como el mercado más sobrevalorado del mundo. De hecho, la cotización media de las firmas de valores ha aumentado un 70% en lo que va de año, por sus perspectivas de grandes beneficios.

En el terreno positivo, destacó Johnson & Johnson, que subió un 2,2% tras anunciar que sus beneficios trimestrales crecieron un 20% gracias al éxito del nuevo catéter orgánico, una sonda introducida en el corazón y que sirve para mantener el flujo sanguíneo. Otra firma que tuvo un buen resultado fue Walt Disney, que escaló un 2%.

Europa Cautela inversora

Los inversores optaron por la cautela y las ventas predominaron en las principales plazas europeas. El Dax de Fráncfort perdió un mínimo 0,01%, el Cac 40 de París cayó un 0,46% y el Footsie de Londres retrocedió un 0,65%.

Un día después de triunfar gracias a unos excelentes resultados trimestrales, la electrónica líder en Europa, Philips, cayó ayer un 3,53%. Los operadores justificaron la retirada de posiciones tras conocerse que la unidad estadounidense de Philips descarta alcanzar el objetivo oficial de ser rentable en el cuarto trimestre del año.

La caída de la electrónica lastró a otras firmas, como la holandesa ASML, líder continental en la fabricación de semiconductores y proveedor de Philips, que perdió un 3,25%.

La publicación del descenso de la encuesta del Instituto Zew de confianza empresarial marcó la tendencia negativa en Alemania. A pesar de las pérdidas generalizadas, Volkswagen logró avanzar un 1,7% ante las buenas expectativas depositadas en el lanzamiento del nuevo Golf, que saldrá al mercado esta semana.