Estrategia

Telefónica eliminará 6.317 empleos en América

Ligera, centrada en lo comercial y enfocada al crecimiento orgánico. Así es la nueva Telefónica que Alierta presentó ayer a los analistas

La eficiencia y el adelgazamiento fueron las palabras más utilizadas en la primera jornada de la reunión con analistas de todo el mundo que mantiene cada año el equipo directivo de Telefónica. Todo en la estrategia de la compañía desde hoy hasta 2006 está diseñado para alcanzar estas metas, desde la nueva estructura empresarial aprobada en el último consejo hasta las líneas de crecimiento marcadas. Y también la plantilla o, más bien, sobre todo la plantilla. Porque Telefónica ha vuelto a echar mano de los gastos de personal como principales impulsores de una reducción general de costes.

Esta vez, el epicentro de una nueva y drástica regulación de empleo estará en Latinoamérica. Así lo escucharon ayer, recién iniciado el encuentro, cerca de 400 analistas e inversores de boca del presidente de Telefónica, César Alierta. La diapositiva utilizada para ilustrar el recorte no necesitaba muchas explicaciones. La filial para la telefonía fija latinoamericana cerró el año pasado con 25.617 trabajadores. Para 2006 se habrá quedado con 19.300. La reducción de plantilla, por tanto, será de 6.317 empleados, casi uno de cada cuatro. Y quizá por la claridad de las cifras, Alierta no profundizó en las características de la regulación.

Telefónica cuenta con cuatro operadoras en la región, en Brasil, Argentina, Perú y Chile y todas, en mayor o menor medida, han sufrido ya recortes. Durante 2002, los despidos en la zona sumaron 3.443. Ahora se desconoce qué filiales asumirán mayores reducciones de plantilla, aunque con toda probabilidad se hará de acuerdo con los sindicatos. Lo que sí es un hecho es que la mayor parte del ajuste se realizará este año. Telefónica Latinoamérica tiene que cerrar el año con 22.700 empleados, 2.917 menos.

La operadora recortará 6.317 empleos en América Latina hasta el año 2006

TELEFÓNICA 4,03 -0,92%

Esta regulación coincidirá en el tiempo con la de Telefónica de España, donde los recortes alcanzan a uno de cada tres empleados, hasta sumar 15.000. Y junto con ella será la gran baza del ajuste de costes. Si la compañía espera ahorrarse en España 1.000 millones de euros a partir de 2007, en Latinoamérica la mayor eficiencia redundará en mejoras de 270 millones de euros anuales. Tampoco se libran del adelgazamiento otras filiales, como Atento, que ha reducido su fuerza laboral un 9% -4.500 personas- en lo que va de año, o Terra Lycos.

Tras este esfuerzo, la plantilla de Telefónica dedicada al negocio tradicional tanto en España como en Latinoamérica conseguirá parecerse a lo que será el futuro de la compañía: lo comercial. Las áreas de red, mantenimiento y servicios de apoyo quedarán reducidas al mínimo y todo lo que pueda ser externalizado lo será. El relevo lo tomarán los comerciales, que concentrarán una gran parte de la plantilla y a cuyos esfuerzos se destinará más de la mitad del gasto.

Ello permitirá a Telefónica convertirse en una empresa enfocada al cliente, con un modelo estructural más flexible y una organización más centrada en los negocios clave. Y éste es el fruto de meses de reorganización empresarial y de los años que vendrán de recorte laboral. El resultado será, sin duda, una empresa con menores activos, pero también mucho menos cargada de costes.

La generación de caja se dispara

Como no podía ser de otra forma, el objetivo final de la remodelación es conseguir unos mejores resultados económicos. A la espera de que Alierta desvele hoy las previsiones de crecimiento para ingresos y Ebitda, lo que se ha adelantado es el impacto en los márgenes. Telefónica presentó ayer una sustancial mejora de la rentabilidad a tres años y medio vista. El margen de beneficios de explotación sobre ingresos se elevará hasta alcanzar entre el 28% y el 31% en 2006, frente al 20,8% del primer semestre de este año o el 17,5% de 2001.

Esta mayor eficiencia se traducirá en una importante generación de flujo de caja libre. Las previsiones en este campo se han mejorado. Telefónica calcula que acumulará más de 27.000 millones hasta 2006, lo que supone un arsenal de caja disponible más que holgado.

Esta disponibilidad, sin embargo, abre una incógnita en la gestión de una compañía que no tiene previsto crecer con adquisiciones, ni reducir su deuda, porque a los tipos actuales no compensa. ¿A qué dedicará entonces el dinero? Los analistas esperan que a incrementar el dividendo o a recomprar acciones, pero tampoco las tienen todas consigo. Probablemente, la sesión de hoy dé alguna pista, porque por bien valorada que esté una empresa sin deuda, siempre penaliza la incapacidad de encontrar un destino que rentabilice los fondos.

Lo que queda para hoy

La telefonía móvil tomará el relevo de la fija en las presentaciones de hoy. El encargado de abrir la segunda jornada será Antonio Viana-Baptista, presidente de Telefónica Móviles.

El cierre correrá a cargo de Alierta que, junto a Santiago Fernández-Valbuena, repasará las finanzas del grupo.

Las claves. Crecimiento a tres bandas

El ADSL será la base para mejorar el negocio de la telefonía fija

La nueva Telefónica se centrará en tres focos de crecimiento: la telefonía fija en España, Latinoamérica y el móvil. En el primero de los campos el ADSL tomará el relevo de los ingresos tradicionales, dañados por la competencia y el uso del móvil. La previsión de Telefónica es llegar a 2006 con seis millones de conexiones ADSL en el mundo, de las que 3,5 o 4 millones estarán en España. Además del crecimiento en número de accesos, la operadora redoblará los esfuerzos para vender servicios de valor añadido que aumenten los ingresos. Y en la telefonía más básica se plantará cara al móvil con nuevas ofertas, que harán más atractivo para los abonados el uso del teléfono fijo frente al celular.

Queda mucho margen en los mercados americanos

La crisis latinoamericana ha sido intensa, pero ha afectado más a los resultados financieros por la debacle de las divisas que a los operativos. Por ello, en la región todavía hay margen para el crecimiento, ya que las tasas de penetración siguen siendo muy bajas. La estrategia de Telefónica en Latinoamérica pasa por acercarse a los clientes de mayor consumo, a los que puede atraer y retener con servicios de valor añadido y conexiones a Internet de alta velocidad. En toda la zona se esperan dos millones de accesos DSL en 2006. Para estimular el consumo, la operadora introducirá también tarifas planas, y para diversificar las fuentes de ingresos entrará en otros negocios.

Los datos tomarán el relevo de la voz en el móvil

Ahora que más del 85% de la población española tiene móvil, lo importante ahora es hacer que consuman más minutos de tráfico. Y Telefónica está convencida de que lo conseguirá. La previsión es que este parámetro crezca a una tasa media anual del 7% al 10% hasta 2006. Pero a medio plazo serán los datos los que tomen el relevo. Si en estos momentos son responsables del 12% de los ingresos medios por usuario, en 2006 representarán el 20%. Gracias a los datos y al mayor consumo de voz, cada usuario pagará entre un 17% y un 20% más al año hasta 2006. En Latinoamérica, todavía hay campo para el crecimiento de clientes, que pasarán de 65 millones a 117 millones en 2006.