Cinco Sentidos

Prevenir el azote de la gripe

Fiebre alta, malestar general, dolor de cabeza, molestias musculares y de las articulaciones o estornudos. Si alguien sufre estos síntomas en pleno otoño o en invierno, no cabe ninguna duda: tiene la gripe.

Esta enfermedad vírica, cuyo periodo de actuación abarca desde el 15 de noviembre hasta febrero, provoca en España cada año unas pérdidas aproximadas de 60 millones de horas de trabajo, con un coste de 210,35 millones de euros, según un estudio realizado por el doctor Carlos Quintas, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Santiago de Compostela. Esta cifra puede llegar a duplicarse si se añaden otros factores, como, por ejemplo, los gastos médicos, la disminución de la productividad, el absentismo laboral o la saturación de las urgencias.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid añade a estas cifras un nuevo dato que ayuda a configurar una idea más exacta de sus consecuencias. La gripe y otras infecciones respiratorias son las responsables de más del 40% de las bajas laborables y representan una pérdida de siete días laborables por trabajador al año. 'La vacuna es la principal medida preventiva y la más útil para evitar la gripe, aunque al cambiar el virus cada año, es necesario vacunarse todas las temporadas. Aun así, hay un 20% de personas que a pesar de vacunarse, la terminan sufriendo', indica Iñaki Ferrando, responsable de programas médicos, de Sanitas.

El periodo de vacunación este año ha empezado el 1 de octubre y terminará el próximo 15 de noviembre. Las empresas, ante los problemas que acarrea el virus de la gripe, apuestan por vacunar a sus trabajadores. Un hecho que, por otra parte, es cada vez más habitual. 'Es una postura que aplaudo, porque de esta forma se evitan los riesgos y se promueve la salud entre los trabajadores. No hay que olvidar que la gripe y las infecciones respiratorias son la principal causa del absentismo laboral', añade Ferrando.

Para este año se espera una gripe más virulenta, según ha alertado la OMS (Organización Mundial de la Salud). A ello hay que añadir el fantasma de la neumonía asiática que tanto alarmó a la población mundial el pasado invierno. 'Esta neumonía asiática podría llegar a sumarse al virus de la gripe, razón por la cual es conveniente que las personas de riesgo se vacunen', expone Ferrando.

Vivir sin tabaco

Consejos de Novartis para superar los primeros días sin fumar.

Aproveche el momento para cambiar la alimentación. Comidas sencillas, evitando fritos, salsas picantes y alimentos pesados. No beba café ni alcohol, tenga fruta, verdura o chicles sin azúcar para masticar.

Rompa viejos hábitos. Acabe sus duchas con agua fría, pasee después de comer, no coja el coche si puede ir andando, practique deporte regularmente, tenga sus manos ocupadas (bricolaje o manualidades), o busque actividades relajantes.

Si no se le van las ganas. Relájese, haga ejercicios de respiración en los momentos críticos; si puede, dése una ducha, repase las ventajas de no fumar, piense en la mejoría que ha notado y siga una terapia bajo control médico.

MATICES. Cuidado con las alergias

No es lo mismo. Muchos confunden la gripe con el catarro, pero mientras que los constipados no precisan guardar cama, la gripe sí. Además produce fiebre alta, dolor de huesos y escalofríos.

Incompatibilidades. La vacuna no es apta para personas alérgicas al huevo, proteínas de pollo y a la neomicina. Como efectos secundarios, puede provocar algo de alergia y hace efecto en 15 días.