Coyuntura

Bruselas confirma que el PIB de la Eurozona cayó un 0,1% en el segundo trimestre

El Producto Interior Bruto de la Eurozona cayó un 0,1% en el segundo trimestre de este año, y el de la UE permaneció estable en igual período, según los datos revisados publicados hoy por la Oficina de estadística comunitaria, Eurostat. Asimismo, la Comisión Europea también ha confirmado hoy su anterior pronóstico que predice un crecimiento del PIB de la zona euro de entre el 0% y el 0,4% para el tercer trimestre de 2003, y de entre el 0,2% y 0,6%, para el cuarto trimestre del año.

A pesar de que estos datos no son muy alentadores, el informe del Banco Central Europeo (BCE) de octubre sí lo es. Según esta institución, la economía de la zona euro mostró signos de fortalecimiento en el tercer trimestre y los tipos de interés, a unos niveles históricamente bajos, están favoreciendo el crecimiento.

La entidad central ha reiterado gran parte del comentario del consejo del pasado 2 de octubre, cuando decidió mantener los tipos de interés estables en el 2% por cuarto mes seguido. "El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro estuvo prácticamente estancado en el primer semestre de año. No obstante, los últimos datos y la información más reciente resultan acordes con un moderado repunte de la actividad económica durante el último semestre del año¢, señala el informe.

Evolución positiva

Así, el BCE asegura que los resultados de las encuestas y los datos sobre producción indican que la actividad económica podría haberse recuperado ligeramente en el tercer trimestre. Por otro lado, afirma que los indicadores de confianza de septiembre apuntan a una mejora de las expectativas. Señala, además, que el repunte económico debe fortalecerse en 2004, apoyado en una recuperación global que creará una demanda de exportaciones y contrarrestará el efecto del deterioro de los competitividad por el encarecimiento de los productos.

Respecto a la recuperación económica mundial, el informe apunta que la recuperación ¢parece proseguir¢, lo que según el BCE, debería estimular la demanda de exportaciones de la zona euro, contrarrestando los efectos del deterioro en la competitividad en términos de precios. El informe resta importancia a los posibles inconvenientes derivados de la fuerte revalorización del euro. Por el contrario, apunta que está ¢incidiendo positivamente sobre la renta real disponible de la zona euro y debería favorecer un repunte en el crecimiento del consumo privado.

Inflación controlada

Respecto a la evolución de los precios, el BCE mantiene la expectativa de que la inflación se situará por debajo del 2% en 2004, y que posteriormente permanecerá en niveles acordes con la estabilidad de los precios. Sin embargo, ha advertido sobre la necesidad del comportamiento moderado de los salarios y de los precios de importación.