Unión Europea

La UE se olvida del déficit cero y busca financiar el crecimiento

La Comisión Europea aprobará hoy un informe sobre la situación presupuestaria francesa en el que constata que París ha desafiado la disciplina fiscal comunitaria. Se trata de uno de los últimos estertores del procedimiento iniciado contra Francia por violar el Pacto de Estabilidad. Los ministros de Economía de la UE están más preocupados por buscar fondos con los que estimular el crecimiento que por aplicar estrictamente unas normas que podrían agravar la situación de Francia con una multa de hasta 7.600 millones de euros.

El 15 o el 21 de octubre la CE presentará sus recomendaciones a París para reducir el déficit público (4% este año y 3,6% previsto para 2004). Si los ministros avalan la receta comunitaria el 4 de noviembre, Francia dispondrá de sólo dos meses para acatar las órdenes. De lo contrario, el péndulo sancionador rebanará por primera vez una buena tajada de las arcas públicas de un país, exigiendo un depósito (sin intereses) del 0,2% del PIB. El reembolso dependerá del cumplimiento de la recomendación comunitaria.

Pero el tajo final depende de una decisión política, no de un análisis técnico. Y el veredicto depende de los ministros de Economía, que ayer mismo dieron muestras en Luxemburgo de comprensión y benevolencia hacia las dificultades de París. La CE también reconocía que las circunstancias económicas han variado respecto a junio, cuando se concedió a Francia cuatro meses para presentar medidas correctoras del déficit. Bruselas tendrá en cuenta el peligro de recesión que acecha a la economía francesa. La salida apunta un mínimo esfuerzo fiscal del gobierno galo que satisfaga a los socios más estrictos y respete la letra del pacto.

La prioridad de los ministros se centra ahora en las iniciativas para reanimar la economía europea que desde varios ángulos (Roma, París, Berlín, Londres, Bruselas) y con diversas ambiciones (redes de transporte, I+D, banda ancha) se han presentado en los últimos meses. Los ministros se distanciaron de las connotaciones keynesianas (estímulo a la demanda) del plan y enfatizaban la deseable participación del capital privado y los objetivos de mejora del potencial de crecimiento de la UE. Pero el Consejo constataba también la falta de recursos presupuestarios tanto en las arcas comunitarias como en las nacionales.

El BCE estudia crear billetes de un euro

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) estudiará las ventajas e inconvenientes de la introducción de un nuevo billete de euro, propuesta defendida por algunos países de la eurozona como Austria y, sobre todo, Italia que ostenta la presidencia de turno de la UE. Los ministros de Economía de la eurozona solicitaron al presidente de la entidad, Wim Duisenberg, la elaboración de un informe al respecto en los próximos 12 meses. La decisión última a la hora de crear un nuevo billete estaría en manos del consejo de gobierno del BCE.