Apoyo

La Bolsa apoya el modelo anglosajón introducido en España por Inmocaral

Es uno de los valores revelación de la Bolsa española, con una subida del 187,80% en lo que va de año. A la inmobiliaria Inmocaral, que se vació en la ficha bursátil de la antigua Fosforera Española, le ha costado mucho quitarse el sambenito, el descrédito, de ser valor chicharro, aunque la volatilidad se ha incrementado en los últimos días. Subió el 64% la semana pasada y ha caído el 26% ésta.

La entrada en el capital de Rafael del Pino, con el 5,25%, y de Alicia Koplowitz, con el 7,25%, ha mejorado la percepción en el mercado. La compañía comienza, de este modo, a despertar interés, tanto por la entrada en el accionariado de grandes fortunas como por su fórmula particular de gestión de negocio.

Francisco Carrasco, que en su día estuvo en la inmobiliaria del Banco de Vizcaya, ha desarrollado en el mercado español un modelo desconocido: no construye, no promueve. El grupo es patrimonialista y rota a gran velocidad sus activos. La técnica es la que utilizan las grandes inmobiliarias británicas y estadounidenses. Reparte dividiendo con tendencia creciente, según los márgenes que dejan las diferentes operaciones de compraventa, lo que le convierte en un valor atractivo en términos de rentabilidad por dividendo.

Este asunto es muy desconocido en la Bolsa, entre otras cosas porque su historia en el mercado español no ha hecho más que comenzar. En la actualidad, su presidente, Francisco Carrasco, controla el 72,51% del capital, frente al 90% de hace unos meses. Su presencia en Bolsa le obliga a tener más liquidez.