Las cuentas públicas de 2004

Los recursos se apuntalan por el IVA y sociedades

Los ingresos no financieros del Estado y las participaciones en los mismos de las Administraciones territoriales en 2004 crecerán un 5,9%, hasta 150.939 millones de euros; únicamente el Estado gestionará 110.496 millones, un 1,9% más que en 2003; el resto será gestionado por los territorios. La participación de los ayuntamientos en estos tributos es la principal causa de la moderación de los recursos estatales. Sin embargo, para analizar el comportamiento estimado de cada tributo, tomaremos los valores agregados de ingresos, independientemente de que el depositario final sea o no el Estado.

Los ingresos impositivos totales crecerán un 6,9%, hasta los 138.366 millones de euros (en 2003 su aumento fue de un 5,6%). Este avance está sustentado por el fuerte tirón esperado en los ingresos del impuesto sobre el valor añadido (7,9%, frente al 7,6% que avanzará en el año en curso), que aportará 42.874 millones de euros, y en sociedades, cuyo avance llegará al 8,8%.

Este impuesto incrementa tanto su aportación porque en el ejercicio vigente creció poco por la concentración de los ingresos en 2002, al amparo de una modificación tributaria que eximía de plusvalías a los beneficios extraordinarios reinvertidos. Sociedades aportará este año 24.109 millones de euros. Por lo que se refiere al IRPF, tendrá un aumento en su aportación del 5,5%, dos décimas más de lo esperado este año, y como consecuencia de que tiene que absorber aún el impacto que en la liquidación del impuesto debe tener la reforma que entró en vigor en enero de 2003. Hacienda espera un comportamiento más moderado de los salarios, pero más acelerado en las rentas del capital por una esperada recuperación de los mercados financieros.

El IRPF avanzará sólo un 5,5% por el impacto de la reforma

El IRPF es el mejor ejemplo de participación de las administraciones territoriales en los tributos estatales, ya que de los 49.271 millones de euros que devengará el impuesto, sólo 31.974 se ingresarán de forma efectiva por el Estado.

En 2003 el IPRF aportará definitivamente 46.701 millones de euros, de los que el Estado gestionará sólo 33.079 millones de euros, con un aumento del 5,3%. Este avance es abultado pese a la reforma del impuesto, como consecuencia del aumento del empleo, de los salarios nominales negociados en un contexto de inflación muy alta, y de las cuantías de las pensiones. En total, la imposición directa aportará 75.384 millones de euros, un 6,6% más.

En la indirecta, en la que el peso capital lo soporta el ya comentado IVA, los ingresos llegarán hasta 62.982 millones de euros, con un crecimiento relativo del 7,2%, algo superior a este año. Los impuestos especiales aportaran 17.758 millones de euros, un 5,2% más, de los que 10.164 los genera la accisa de hidrocarburos. Se congelan hidrocarburos, alcohol y tabaco.