Nueva Economía

Dos dimisiones más en la Bolsa de Nueva York aceleran los cambios

Jurgen Schrempp, presidente de la automovilística Daimlerchrysler es el segundo consejero, tras Carl McCall que ha dejado la Bolsa de Nueva York. Schrempp, el único representante europeo de la Bolsa, no acudió a las últimas y convulsas reuniones del consejo, entre ellas la que decidió pedir y aceptar la dimisión del presidente Dick Grasso el pasado día 17. El directivo del grupo automovilístico con sede en Alemania tenía más problemas para seguir reuniones convocadas con poca antelación.

La salida de este consejero coincide con los llamamientos cada vez más insistentes por parte de algunas voces como las de los sindicatos por que se materialice la salida de otros consejeros, entre ellos, Ken Langone, el presidente del comité de compensaciones de la Bolsa cuando a Grasso se le concedieron los 180 millones de dólares en compensaciones diferidas.

Y no es la única salida de esta institución. El director George Ugeux anunció que dejaba el puesto para dedicarse a otros negocios. Ugeux, que ha desestimado hablar de los problemas generados en la Bolsa con respecto a las compensaciones, dijo que su dimisión no tiene que ver con la salida de Grasso. Este belga de 58 años quiere poner en marcha una consultora, Galileo Global Advisors, que dice que era un proyecto que tenía en agenda desde hace un año. Ugeux, ya pidió a Grasso abandonar su puesto hace un año, pero a la luz de las nuevas normativas de gobierno corporativo puestas en marcha con la ley Sarbanes Oxley decidió quedarse un año más. Antes que él, directivos como Frank Ashen, responsable de recursos humanos y Salvatore Pallante, vicepresidente ya anunciaron su dimisión.

Mientras, John Reed, presidente en funciones de la Bolsa de Nueva York, se reunió ayer con el presidente de la SEC, William Donaldson. Reed quiere revisar la normativa de la Bolsa antes de efectuar cambios en el consejo. 'Aún no he pensado en la composición del consejo'.