EDITORIAL

Batalla Total

El Santander volvió ayer a acelerar el pulso de la Bolsa española. Tras años de incesantes rumores sobre una hipotética opa sobre Cepsa o de una venta de su participación en la segunda petrolera española, Emilio Botín optó por otro de sus quiebros por sorpresa y lanzó una oferta por el 16% de Cepsa. La opa es a 28 euros por título, con una prima del 17%, lo que supone el desembolso de 1.200 millones. Este envite del Santander ha destapado el soterrado enfrentamiento con Total. El grupo francés ha amenazado incluso con acciones legales contra el español por haber lanzado la opa sin comunicarla previamente. Se avecina, pues, una apasionante batalla, propiciada por la entrada en vigor de la Ley de Transparencia, que pone en cuestión los pactos de accionistas. La nueva medida ha tenido en este caso, además, unos grandes beneficiados, los pequeños accionistas. Los que acudan a la oferta se van a encontrar con una remuneración inesperada hace unos meses.