Unión Europea

Francia violará en 2004 el Pacto de Estabilidad por tercera vez

Francia desveló ayer los Presupuestos para 2004, que por tercera vez consecutiva violan las reglas establecidas por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, con un déficit que alcanzará el 3,6% del producto interior bruto (PIB) en 2004. Este 'déficit insostenible', que el ministro galo de Economía y Finanzas, Francis Mer, insistió en justificar por la coyuntura internacional, mejorará no obstante a partir de 2005, fecha en que descenderá hasta el 2,9%, según las promesas del Ejecutivo.

No hubo sorpresas de última hora. El déficit público francés alcanza niveles 'insostenibles', según insistió Mer, y supera por tercera vez consecutiva el límite establecido por el Pacto de Estabilidad. En 2002 el déficit alcanzó el 3,1% del PIB y en 2003 se situará en el 4%.

La deuda pública superará también el límite del 60% establecido por Bruselas, y se situará en el 63% en 2004. El titular galo de Economía repitió sin cesar que la causa de la degradada situación, que ha puesto a Francia en el punto de mira de Bruselas, ha sido 'una coyuntura menos favorable de lo que creíamos haber anticipado. Me equivoqué, fui demasiado optimista', y aludió al 'compromiso moral' de reducir el déficit al 2,9% en 2005, en un intento de calmar los agitados ánimos de la Comisión Europea.

El crecimiento de la economía será, según el ministro galo, del 0,5% en 2003, y del 2,5% a partir de 2005.

Así, el Gobierno de Jean-Pierre Raffarin se ha puesto como tarea prioritaria el control del gasto público, que empezará a ejercer el año próximo con la supresión de 4.561 empleos de funcionarios e importantes recortes sanitarios. La Administración espera además recaudar hasta 500 millones de euros procedentes de la venta de inmuebles y no están excluidos varios procesos de privatizaciones, que podrían cerrarse 'a finales de año', en cuanto el mercado lo permita, dice el Gobierno.

El ahorro compulsivo de la economía vendrá de la mano de la reducción de impuestos, en una apuesta de Raffarin por 'el crecimiento y el empleo'. Pese a las críticas, el Gobierno ha mantenido la rebaja fiscal dado el interés del presidente Jacques Chirac por mantener su promesa electoral del año 2002. Así, en 2004 se aplicará una reducción del 3% en el IRPF, medida contestada por la oposición, que no cree que sirva para reactivar el consumo, que se degradó hasta un 2,7% durante el mes de agosto.