Inmobiliaria

El precio de la vivienda se encareció un 17,5% en el último año

La vivienda se encareció en un 3,90% en el segundo trimestre del año respecto al trimestre anterior, lo que supone una pequeña bajada, puesto que la subida del primer trimestre fue del 4,77%, lo que no evita el encarecimiento del 17,5% en el acumulado de los últimos doce meses. Asimismo, el Departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos recordó que el precio máximo de venta de la viviendas de protección oficial (VPO) aprobado por el Gobierno para el programa 2003 del Plan Vivienda es de 1.008,11 euros por metro cuadrado, lo que supone un aumento del 2,05% respecto al registrado en el programa 2002.

En cuanto a la vivienda libre, cuatro comunidades -Madrid, País Vasco, Cataluña y Cantabria- registraron un encarecimiento interanual por encima de la media nacional del 17,5% y todas ellas registraron subidas por encima de la inflación.

La Comunidad de Madrid es donde más subió el precio de los pisos, un 30,46%; por delante del País Vasco (+20,78 %), Cataluña (+19,34%) y Cantabria (+18,5%), mientras que los menores incrementos se registraron en Galicia (+5,02%), Castilla y León (+5,13%) y Canarias (+6,35%).

Así, Madrid continúa siendo la región más cara para comprar una vivienda libre, con un precio de 2.456,12 euros por metro cuadrado, seguida del País Vasco (2.106,97 euros) y Cataluña (1.820,77 euros). De igual manera, Extremadura (620,97 euros), Castilla-La Mancha (773,04 euros) y Galicia (838,85 euros) se mantienen como las más baratas.

"Fracaso" del Pacto por el Suelo

La portavoz del PSOE en materia de vivienda, Cristina Narbona, consideró hoy que la subida de los pisos en un 17,5% en los últimos doce meses certifican el "fracaso" del Pacto por el Suelo impulsado por el Gobierno y respaldado sólo por las comunidades autónomas populares.

En declaraciones a Servimedia, Narbona afirmó que "un trimestre más se confirma el profundo fracaso de la política de vivienda del señor Alvarez Cascos", a lo que ayuda la "subasta de terrenos del Ministerio de Defensa".

Por ello, pidió un "plan de choque" para frenar el encarecimiento de la vivienda, que achacó en parte a la presión de compra por parte de los extranjeros pero, sobre todo, a los especuladores que ven en el "boom" inmobiliario su oportunidad de ganar dinero fácil.