Cuenta corriente

La balanza de pagos de la zona euro se equilibró en julio

La balanza de pagos por cuenta corriente de la eurozona se equilibró a cero en julio. El Banco Central Europeo ha explicado que el superávit en mercancías y servicios se compensó con el déficit en ingresos y transferencias corrientes.

En cifras sin ajustar para tener en cuenta factores estacionales, el superávit fue de 1.200 millones. El balance revisado por cuenta corriente bajó ese mes a 2.100

millones respecto del anterior, debido a que el incremento del superávit de mercancías no compensó un mayor déficit en otros conceptos, como los ingresos y las transferencias corrientes.

En cuanto a la balanza financiera, las inversiones directas y de cartera arrojaron unas salidas netas de 38.900 millones, éstas últimas supusieron una salida neta de 35.300 millones. Las salidas de inversión directa fueron de 3.600 millones y correspondieron, sobre todo, a títulos bursátiles.