Bolsas

La caída del dólar amenaza la recuperación bursátil de los mercados europeos

Desde el arranque de septiembre, el euro se ha apreciado un 5% frente al dólar. Dos tercios de esta subida tuvieron lugar en la última semana coincidiendo con las primeras dudas sobre la solidez de la recuperación económica en EE UU.

La debilidad del mercado laboral estadounidense, la caída de la confianza del consumidor en septiembre y unas ventas minoristas inferiores a lo previsto llevaron el viernes pasado al dólar a un nivel de 1,13 unidades por cada euro. Se trata del tipo de cambio más fuerte para la moneda europea desde mediados de agosto.

La recuperación de la economía estadounidense, con el consiguiente fortalecimiento de su divisa, es clave para las compañías europeas. Un dólar débil reduce el valor de las ventas de las compañías europeas en el mercado estadounidense y encarece el precio de los artículos que se venden en el exterior.

En unos momentos en los que las principales potencias del Viejo Continente se encuentran al borde del abismo, un repunte del dólar puede amenazar cualquier intento de despegue económico y dañar los resultados empresariales de las compañías europeas, lo que dejaría en entredicho las actuales valoraciones en Bolsa de las compañías.

Tras el castigo sufrido recientemente por Nokia, además de una posible sobrevaloración de las acciones, se encontraba la figura del euro. El fabricante de móviles finlandés señaló que la fortaleza del euro frente al dólar dañaría sus ventas, lo que le costó una caída en Bolsa del 9% en dos jornadas. La queja de Nokia se extendió rápidamente por el resto de los mercados europeos que empezaron a mirar de nuevo con recelo el tipo de cambio del euro.

Según un estudio realizado recientemente por los estrategas de JP Morgan, la correlación de la renta variable de la eurozona y el tipo de cambio dólar-euro es el más alto que existe entre otras plazas de importancia y el comportamiento de sus respectivas divisas frente a la moneda estadounidense. Así, la correlación, en este caso negativa, entre índice MSCI de la unión monetaria y el intercambio dólar-euro supera el 60%, frente al 35% del índice SMI suizo o el 30% del Footsie británico. Los expertos recuerdan que las exportaciones de los países de la eurozona suponen un 40% del PIB frente al 10% que aproximadamente suponen para el crecimiento de EE UU o Japón. De acuerdo con un estudio de Deutsche Bank, los beneficios de las empresas europeas se reducen entre un 5% y un 6% por cada 10% de depreciación del dólar en un periodo de 12 meses, mientras que los analistas de HSBC destacan que las 300 mayores empresas de la región obtienen el 20% de sus ventas en EE UU.

'En la zona euro, la moneda y los mercados de renta variable están interrelacionados. Así, cualquier mirada sobre las Bolsas supone implícitamente otra mirada al euro', sostiene el estratega de JP Morgan, Walter Kemmsies en un informe reciente.

Hace 10 días, los analistas de Dresdner Kleinwort apuntaban en una nota a inversores que la divisa europea podría cambiarse dentro de un año a 1,24 dólares, una cota que también coincidió con las previsiones de Goldman Sachs y que supondrían el récord histórico.

Valores recomendados

JP Morgan ha identificado las compañías que son más sensibles a movimientos al alza y a la baja del euro, y cuáles son más aconsejables en un entorno de Bolsa alcista o bajista. Así, si el euro se fortalece, los analistas recomiendan compañías como NH o Endesa, tanto si la Bolsa sube como si baja. En este contexto, y si el mercado sube, los expertos aconsejan empresas como Allianz o ING.

En caso de que los mercados suban, y si el euro se debilita ante el dólar, facilitando las exportaciones, los expertos apuestan por compañías tecnológicas como Siemens, Philips, Nokia o SAP, que suben con fuerza cuando la Bolsa mejora. Telefónica figura entre estas compañías, pero también entre las mejores apuestas en un entorno de Bolsa a la baja y euro débil. Los ingresos latinoamericanos son la causa. Si Bolsa y euro bajan, JP aconseja valores defensivos y exportadores como Acerinox, Bayer o Volkswagen.

El rápido efecto de la divisa

A principios de septiembre, el estratega de Morgan Stanley Eric Cheney, enviaba a los inversores de su firma una pequeña nota con un título muy revelador: 'La debilidad del euro es crítica para la recuperación'. Cheney basaba gran parte de su argumentación sobre la dependencia que tienen las economías de la eurozona respecto a la evolución del tipo de cambio frente al dólar en un estudio econométrico realizado por el Insee, el Instituto Nacional de Estadística de Francia.

æpermil;ste reflejaba que el crecimiento de la zona euro se ve rápidamente afectado por el tipo de cambio del euro. Así, una depreciación del 10% de la divisa europea puede llegar a generar un punto de crecimiento en cuestión de seis meses. Por el contrario, para lograr el miso repunte en el crecimiento a través de políticas monetarias necesitaríamos un recorte de tipos de 120 puntos básicos, pero el efecto completo no se notaría hasta pasados tres años.