Reforma

Caruana reconoce que pueden haber retrasos en aplicar Basilea II

El gobernador del Banco de España y presidente del Comité de Basilea, Jaime Caruana, reconoció ayer que la reforma de la normativa bancaria agrupada en el acuerdo de Basilea II podría retrasarse para incorporar sugerencias recibidas en los últimos meses. Un retraso que, en su opinión, es aceptable si permite mejorar la normativa: 'El tiempo no va a ser la principal preocupación, sino la calidad', señaló el banquero. 'Lo más importante para el comite es la calidad y solidez del nuevo acuerdo, y tenemos claro que esto no puede verse restringido innecesariamente por plazos y calendarios', añadió. Caruana hizo estas declaraciones en Dubai, tras dar una conferencia en la reunión anual del Instituto Internacional de Finanzas.

La definición de las nuevas normas de Basilea II debería culminar antes de fin este año para que su aplicación efectiva se produzca en 2006. Sin embargo, el Comité de Basilea ha recibido más de 200 comentarios sobre el borrador y Caruana asegura que algunos hacen observaciones importantes 'que deben ser atendidas, aunque no todas las opiniones pueden ser incorporadas ni son compatibles entre sí'.

Bancos, académicos y políticos de todo el mundo, sobre todo de EE UU, han exigido modificaciones aduciendo que las nuevas normas resultan demasiado complejas y costosas de implantar. Caruana asegura que el 90% del borrador cuenta con amplio respaldo y reconoce que las nuevas reglas son complejas, pero asegura que lo son como resultado de cambios propuestos por la propia industria.

La decisión, en octubre

Los reguladores de EE UU han pedido al Comité de Basilea que reconsideren el sistema de cálculo de provisiones de riesgos. Un asunto que será debatido en la reunión que el comité celebrará en octubre, fecha en la cual se decidirá formalmente si se retrasa o no el proyecto.

Algunos banqueros centrales europeos ya han manifestado que no creen problemático un retraso de varios meses.