NYSE

La Bolsa de Nueva York no encuentra sustituto a Grasso

En la Bolsa de Nueva York (NYSE) se admite que la situación creada no admite ni guión ni reglas. De momento ni siquiera se ha concretado una de las cuestiones más llamativas. La sustitución de Grasso. La tarea es difícil porque la lista de los que no quieren su puesto crece en sólo dos días

Los primeros en ella fueron el abogado Larry Sonsini; Herbert Allison, consejero delegado de TIAA-CREF; Robert Rubin, ex secretario del Tesoro; Donald Marron, ex presidente de Paine Webber; William McDonough, ahora en la SEC, y Frank Zarb, ex presidente del Nasdaq.

El problema es que mientras se está en el proceso de definición de la Bolsa en sí misma no hay mucha claridad sobre el puesto que se ofrece y qué atributos tendrá. El jueves, Carl McCall, líder interino, hablaba, sin profundizar, de cambios en la forma de operar y avanzaba que el puesto dejado por Grasso, presidente y consejero delegado está en estudio, así como el futuro de la Bolsa como órgano regulador.

Lo que se pedirá del nuevo presidente es que sea un 'solucionador de problemas' además de tener buenas relaciones públicas en Washington y con la SEC, amén de credibilidad con los miembros del NYSE. Se busca el carisma de Grasso, pero algunos analistas del mercado creen que los difíciles momentos requieren de un relaciones públicas y menos de un experto en mecadotecnia, como lo era también Grasso.

En el propio mercado crece la sensación de que hay que buscar a alguien de fuera y en ese sentido corre peligro la candidatura que han propuesto dos consejeros, Henry Paulson de Goldman Sachs y William Harrison, de JP Morgan, quienes abogan por Walter Shipley, ex consejero delegado de JP Morgan. Según The New York Times, Shipley estaría en la misma lista de interinos en la que está Ralph Larsen, ex consejero delegado de Johnson & Johnson. Este diario manejaba los nombres de Arthur Levitt, ex presidente de la SEC, un organismo de donde salen otros nombres, Ralph Ferrara, ex consejero general, y Richard Breeden, ex presidente y actual consejero del BBVA, y el ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker. Varios directivos y ex directivos del Nasd, la asociación de corredores de Bolsa, siguen en la no más larga lista, así como el inversor Warren Buffett.

El consejo, en permanente reunión

El consejo del NYSE se reunía ayer de nuevo. Y lo hará cuantas veces sea necesario, según su líder interino, Carl McCall. La fecha sacrosanta en la agitada agenda es el 2 de octubre, que es cuando serán oídas por el consejo las recomendaciones hechas por el comité para la mejora del gobierno corporativo y que en esencia dibujarán el futuro de la Bolsa. Ya hay algunas ideas a debate. Los 27 consejeros decidirán si separar los puestos de presidente y consejero delegado, si hacer una OPV y perder las facultades regulatorias y la composición del consejo.

Con ser todos temas complejos que dan contenido al 'diferente modo de operar de ahora en adelante' que dijo McCall, el de la composición del consejo es uno de los más delicados porque crecen las voces que piden la renuncia de todos o algunos de sus miembros por ser ellos los que aprobaron el sueldo de Grasso y dieron las razones para su salida. Henry Paulson, de Goldman Sachs, ha propuesto que los representantes de servicios financieros como él no formen parte del consejo, sino que se organicen como comité consultivo.