Aerolíneas

Iberia propone convenios flexibles para aumentar la productividad

Iberia ha propuesto formalmente a los sindicatos la flexibilización de las condiciones de trabajo a través de una batería de medidas para elevar la productividad de la empresa y recortar los costes. El objetivo final de estas iniciativas, que inicialmente se iban a aplicar en 2005, es hacer frente a la guerra de precios derivada del exceso de oferta y al crecimiento de las empresas de bajo coste.

Iberia comunicó ayer a sus trabajadores la decisión de adelantar la puesta en marcha de un plan de ajuste para los dos próximos años, que supone la revisión del Plan Director 2003-2005, actualmente en vigor. El objetivo es hacer frente a la 'evolución del entorno, cada vez más competitivo', informaron fuentes de la compañía.

Iberia pretende aplicar desde 2004 mejoras en la productividad y en la flexibilidad y la profundización en los ahorros de coste para rebajar el coste unitario y compensar el descenso sufrido en los ingresos unitarios.

Más concretamente, la dirección de la empresa propone el cierre de oficinas no rentables, la reducción del absentismo, la polivalencia de todos los empleaos internacionales, la redefinición del tiempo de escala y la racionalización del transporte colectivo.

El plan de ajuste contempla también medidas como la disminución de la tripulación de cabina (TCP) por vuelo de conformidad con la normativa internacional, la redefinición del tiempo de escala y de las actividades de tránsito, la centralización de las funciones de administración en todo el territorio nacional, la subcontratación de actividades de escasa aportación y valor, así como la multilicencia para los aviones Airbus A-320 y A-340. Asimismo, se quiere acelerar la implantación de medidas previstas, como el servicio a bordo de pago.

Todas estas medidas, según fuentes del sector consultadas por Efe, supondrían una reducción de costes de entre 300 y 350 millones de euros, una cifra que Iberia niega.

Antes de comunicar esta batería de medidas, la dirección de la aerolínea había expuesto el complicado panorama del sector, sometido a la presión de las operadoras de bajo coste, que se expanden con rapidez por todo el mundo y que consideran a España, según Iberia, como objetivo prioritario.

Asimismo, las compañías tradicionales también consideran a España como un mercado prioritario, y sus rutas desde sus países de origen a las principales ciudades españolas están en sobreoferta.

Nuevo ERE

En la reunión no se trató la posible entrada en vigor de un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE), sugerido hace pocos días por el presidente. 'No se ha sacado el tema del ERE, a todos nos ha sorprendido que haya aparecido sobre la mesa y que se hable de un nuevo ERE cuando hay un expediente vigente', indicaron fuentes sindicales a Europa Press. El expediente actualmente vigor tiene vigencia hasta diciembre de 2004 y afecta a 2.500 trabajadores.

CC OO ha planteado en el encuentro que cualquier proceso de adaptación de esta índole que afecte a las condiciones de trabajo de los trabajadores debe ser negociado con dos premisas: no imposición si no hubiera acuerdo y que el esfuerzo derivado del mismo debe ser equilibrado entre todo el personal.

El sindicato reclama también que 'se defina con mayor nitidez el modelo de empresa que se pretende'. La Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar de UGT asegura, por su parte, que respaldará los planes de Iberia 'si son dialogados con transparencia'.