Política monetaria

El BCE descarta subir los tipos para defender el Pacto de Estabilidad

El presidente del Banco Central Europeo, Wim Duisenberg, realizó ayer una defensa a ultranza del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, pero descartó que su incumplimiento pueda acarrear consecuencias para la política monetaria.

Duisenberg aprovechó su última comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo para lanzar un ataque furibundo contra la falta de disciplina fiscal en la zona euro y acusó a los países que infringen el pacto de no haber aprovechado el último periodo de bonanza económica (1999-2000) para sanear las cuentas públicas.

'A los que han cogido en fuera de juego deben admitir que se les pite un penalti', fue su símil futbolístico para defender las posibilidades de sanción que ofrece el Pacto de Estabilidad y que ahora se ciernen sobre Francia y Alemania. Sin mencionar a ninguno de los países, cuyo déficit público supera el máximo del 3% permitido por las normas comunitarias, el presidente saliente del BCE advirtió que 'es esencial que en los planes presupuestarios que actualmente se preparan para 2004 haya una corrección del déficit excesivo'. El holandés descartó, sin embargo, que el colapso del pacto pueda acarrear alguna reacción de castigo desde la autoridad monetaria. 'Descartamos actuar para presionar a los ministros de Economía y Finanzas', señaló Duisenberg sobre esa posibilidad. 'Se trata de una cuestión muy hipotética, y odio responder a las preguntas hipotéticas (...) Sólo si la estabilidad de precios se viera minada por el incumplimiento del Pacto de Estabilidad se produciría una reacción en la política monetaria'.

Por su parte, el presidente de la Comisión, Romano Prodi, telefoneó ayer al primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, para insistirle sobre la necesidad de 'buscar una solución respetando las normas del Tratado y del Pacto de Estabilidad y Crecimiento'. Prodi ha expresado a Raffarin 'su preocupación por las recientes declaraciones sobre el próximo Presupuesto francés' y pidió que las autoridades francesas y comunitarias se mantengan en contacto permanente en las próximas semanas para intentar buscar un acuerdo. 'La solución requiere cooperación por parte de los Estados miembros y de Francia en particular', señaló ayer la Comisión.

Duisenberg, que el próximo 1 de noviembre dejará el puesto al francés Jean-Claude Trichet, subrayó que 'la falta de disciplina fiscal, y notablemente la falta de una estrategia clara de consolidación orientada a medio plazo, es un factor que pesa negativamente en las perspectivas de crecimiento de la zona euro a largo plazo'.

Schröder critica el crecimiento español

El canciller alemán, Gerhard Schröder, se defendió ayer de las críticas que países de la eurozona de menor tamaño hacen a Francia y Alemania por incumplir los objetivos de déficit del Plan de Estabilidad. La economía española creció, por ejemplo, el 0,7% en tasa intertrimestral entre abril y junio frente a la caída del 0,1% registrado por Alemania.

'Pero eso no es difícil cuando parte de tu crecimiento es financiado por ayuda comunitaria y una cuarta parte de la misma la paga Alemania', dijo Schröder.

Los países periféricos y parte de la Comisión Europea defienden la aplicación de sanciones contra las dos potencias por saltarse el Pacto de Estabilidad.