Unión Europea

La Comisión descarta abrir la mano en el déficit a quien haga reformas

La Comisión Europea rechaza la idea de que a los países de la UE que emprendan reformas estructurales ambiciosas se les permita superar un déficit público del 3% del PIB fijado por el Pacto de Estabilidad, indicó ayer un portavoz comunitario.

'No', respondió el portavoz, al ser preguntado sobre si una aplicación 'inteligente' del Pacto de Estabilidad supondría que un Estado de la UE que pone en marcha reformas estructurales no será sancionado si durante tres años su déficit supera el límite del 3% de su producto interior bruto (PIB).

El pasado lunes el presidente de la Comisión, Romano Prodi, abogó por una aplicación 'inteligente' del Pacto de Estabilidad y precisó que ello consiste en 'equilibrar los factores que se tomen en consideración y estando dispuestos a apoyar la recuperación económica, pero manteniendo el clima de estabilidad'.

'El presidente (de la CE) ha indicado claramente que las líneas directrices para una aplicación flexible e inteligente del pacto consisten en tomar en consideración todos los factores cuantitativos y cualitativos, pero teniendo en cuenta los límites previstos en la legislación comunitaria', explicó ayer Thomas Gerassimos.

Por una aplicación flexible e inteligente, la Comisión nunca ha querido decir que no se aplicarán las reglas del tratado y del reglamento, insistió el portavoz de Economía y Finanzas de la UE.

Flexibilidad con límites

'Dentro de esas reglas, se debe aplicar el máximo de flexibilidad. Y esto es lo que estamos haciendo', recalcó. 'Hay límites en las leyes comunitarias. Hacer interpretaciones flexibles no significa que no se apliquen las reglas del Tratado', remachó el portavoz.

Estas precisiones se producen después de que el ministro italiano de Economía y Finanzas, Giulio Tremonti, afirmara recientemente que la adopción de reformas estructurales en la UE podría eventualmente abrir el camino a una interpretación menos rígida del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Romano Prodi destacó que el Pacto de Estabilidad es el instrumento con el que cuenta la Comisión Europea para garantizar la estabilidad y el desarrollo económico, pero no descartó que se interpretase con cierta flexibilidad.