Negociación

WorldCom llega a un acuerdo con los acreedores para levantar la bancarrota

La operadora estadounidense de telefonía WorldCom ha alcanzado un principio de acuerdo con un grupo de acreedores representativos de una deuda de 1.000 millones de dólares en títulos preferentes. El entendimiento resuelve uno de los mayores obstáculos de la segunda operadora de telefonía de larga distancia en USA para abandonar la suspensión de pagos en la que entró el año pasado con una deuda superior a 30.000 millones de dólares.

El acuerdo será presentado hoy al tribunal de Quiebras del distrito sur de Nueva York, que había dado de plazo hasta el mediodía. El acuerdo permite a los propietarios de títulos preferentes emitidos por MCI, división de WorldCom y nuevo nombre del grupo cuando abandone la suspensión de pagos, el cobro de 45 centavos de cada dólar que se les adeuda, frente al plan de reestructuración de la operadora, que no contemplaba pagarles ninguna cantidad. Otros acreedores de MCI, a los que se les debía 235 millones de dólares, conseguirán el 50% de su deuda, frente al 36% previsto en el plan.

WorldCom suspendió pagos en julio de 2002 tras descubrirse que había inflado sus ventas y beneficios en 11.000 millones de dólares en los últimos años, en lo que ha sido el mayor fraude contable de la historia de Estados Unidos.

La compañía ha presentado al tribunal un plan de reestructuración de deuda, que prevé iniciar una nueva etapa en el cuarto trimestre del año, con una deuda neta de entre 3.500 millones y 4.500 millones de dólares, frente a los 30.000 millones que acumulaba cuando suspendió pagos.

La vista en la que el juez debía aprobar el plan de reestructuración fue suspendida para que la compañía intentara llegar a un entendimiento con los dos principales grupos de acreedores, que consideraban que el plan obstaculizaba el cobro de sus deudas.