Fraude

El INE trabajó hasta hace un mes con la empresa del fraude de Eurostat

La Oficina Antifraude Europea (Olaf), que investiga la venta fraudulenta de datos estadísticos en Eurostat, la oficina estadística de la UE, ha descubierto conexiones en países como Francia, Luxemburgo y Portugal.

En todos ellos, Eurostat vendía datos a través de Planistat, una empresa con sede en París y que está siendo investigada actualmente por la fiscalía de esa ciudad.

Planistat también actuaba en España como socia del Instituto Nacional de Estadística (INE). Según documentos a los que ha tenido acceso este periódico, el INE suscribió un contrato en 2001 con Planistat denominado 'Gestión del Servicio Eurostat Datashop Madrid del INE'.

Carmen Alcaide suspendió la relación con Planistat a instancias de Bruselas

A través de él, el Instituto de Estadística español cedía locales, personal y teléfonos a Planistat a cambio del 18% del beneficio generado de las ventas de publicaciones de Eurostat. Según el mismo contrato, Eurostat percibía otro 18% y el resto iba a parar a Planistat.

El pasado 30 de julio, dos meses después de que el diario Financial Times revelara la existencia de una caja de dinero negro en el servicio de datos de la oficina europea de estadística, la presidenta del INE, Carmen Alcaide, remitió una carta a Hervé Charlot, presidente de Planistat, en la que le comunicaba la suspensión cautelar de su relación comercial.

Alcaide basó la suspensión del contrato en una circular de Eurostat advirtiendo de las prácticas fraudulentas detectadas en Planistat. En la misiva, la presidenta del INE también instaba a la empresa a ingresar en una cuenta del organismo español los ingresos generados durante 2002.

La Comisión Europea también decidió, en el mes de junio, suspender todos sus contratos con la empresa Planistat después de detectar múltiples irregularidades en su funcionamiento. Entre ellas, una cuenta conjunta en Luxemburgo entre funcionarios de Eurostat y de la empresa francesa.

Alberto Perduca, director de Investigaciones y Operaciones del Olaf, evitó pronunciarse sobre las posibles conexiones entre el INE y el fraude detectado en Eurostat 'porque la investigación está en curso'. Pero fuentes próximas a la Comisión de Control Presupuestario de la UE aseguran que la Olaf ha detectado indicios de actividad fraudulenta en el INE.

Las normas comunitarias exigen a la Olaf remitir a las autoridades judiciales de cada país miembro las investigaciones que tengan implicaciones internas. Así se ha hecho en los casos de Francia y Luxemburgo.

La Fiscalía Anticorrupción evitó confirmar si ha recibido algún requerimiento por parte de la Olaf para que abra diligencias de investigación en relación a las actuaciones del INE.

Tormenta política en un momento clave para Europa

El escándalo de Eurostat remueve los cimientos de la Comisión Europea justo cuando Alemania y Francia han decidido dinamitar el Pacto de Estabilidad, rechazando someterse al límite de déficit público fijado por este acuerdo mientras que sus economías permanezcan en crisis.

En los pasillos de la Comisión y la Eurocámara, algunos sugieren que esta coincidencia en el tiempo puede no ser casual. Lo sea o no, lo cierto es que el escándalo debilita la posición del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pedro Solbes, justo cuando tiene que librar su mayor batalla en defensa del rigor fiscal propugnado por el Pacto.

Uno de los políticos que más está presionando para pedir la cabeza de Solbes es el eurodiputado liberal británico Graham Watson. Y a su particular cruzada podrían sumarse los conservadores alemanes, que jamás han perdonado al canciller Gerhard Schröder que designase a Michaele Schreyer, del grupo de los Verdes, como comisaria europea. La posición de Schreyer, que tiene entre sus atribuciones la política presupuestaria y la lucha contra el fraude, también puede verse amenazada por este escándalo. Y el diario Le Monde citaba también al británico Neil Kinnock, vicepresidente encargado de la reforma de la Comisión, como otra posible víctima política del caso.

Tres comisarios con inclinaciones hacia la izquierda que, sin embargo, podrían recibir apoyos de los europarlamentarios conservadores que defienden el Pacto de Estabilidad. Gerardo Galeote, líder del PP en la Eurocámara, dejó meridianamente clara su postura la semana pasada al declarar que su grupo defenderá al comisario de Asuntos Económicos 'porque algunos ataques parecen tener su origen en su defensa del Pacto' de Estabilidad.

La Comisión, por su parte, ha emitido un comunicado oficial en el que descarta cualquier dimisión: 'No es el momento de tirar piedras contra nadie'.

Cronología de una crisis que amenaza a la Comisión de Prodi

16-5 El fraude salta a la luz pública cuando el diario británico Financial Times revela la existencia de una caja de dinero negro en el servicio externo de venta de datos de la oficina estadística europea Eurostat.

20-5 El director de Eurostat, Yves Franchet, y dos de sus colaboradores son relevados de sus cargos. La Comisión Europea les abre expediente disciplinario. El Ejecutivo europeo reconoce así la gravedad del asunto.

18-6 La Eurocámara pide explicaciones al comisario Pedro Solbes. La investigación se centra en el desvío de un millón de euros y varias contratas privadas a través de Planistat.

11-7 La Oficina Europea Antofraude (Olaf) comienza a investigar el caso. La Eurocámara pide explicaciones a Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea. Solbes descarta dimitir.

18-7 Romano Prodi se ofrece a acudir a la Eurocámara para dar explicaciones sobre este asunto.

24-7 Bruselas investiga a 40 funcionarios más y cancela cuatro contratas. Se inicia el proceso de verificación de todas las cuentas de Eurostat.

28-8 El líder de los liberales de la Unión Europea pide la dimisión de Solbes si finalmente se prueba su responsabilidad.

5-9 El portavoz de la Comisión descarta la dimisión de Solbes y se remite a las investigaciones de la propia Comisión, que hará público su informe el 25 de septiembre, y de la Olaf, que lo hará en octubre.