Medios de Comunicación

El enfrentamiento entre socios impide la OPV de Antena 3

El plan inicialmente diseñado por Telefónica para salir completamente del capital de Antena 3 y cumplir así los requerimientos del Gobierno se está encontrando con serios contratiempos. La primera parte de la desinversión, consistente en el reparto de hasta el 30% del capital de la cadena entre los accionistas de la operadora, es la única que mantiene el calendario y las formas. Las otras dos -la cesión del 25,1% a Planeta y la oferta pública de venta (OPV) por el capital remanente- se han visto de algún modo alteradas.

La editora catalana no ha desembolsado todavía los 364 millones que le tiene que pagar a Telefónica y, hoy por hoy, la OPV está cancelada.

La decisión de suprimir la colocación se ha tomado después de dos semanas de fuerte enfrentamiento entre Telefónica y Planeta, según fuentes cercanas a las compañías. Pero no es una elección a la que se haya llegado por consenso, sino por un total desacuerdo.

TELEFÓNICA 5,97 0,34%

Fuentes cercanas a la operación aseguran que la OPV sigue siendo la alternativa más clara que ve Telefónica para deshacerse del capital de Antena 3 que le quedará tras la venta a Planeta y el reparto del dividendo.

Sin embargo, la colocación no puede hacerse sin la implicación activa de la editora catalana, que es la que tiene que redactar el plan de negocio, definir las previsiones de futuro, la política de dividendo y todos los detalles que luego se presentan a inversores y analistas. Y Planeta no parece dispuesta a hacerlo. De hecho, resultaría contradictorio que la editora tratara de convencer a los posibles compradores de Antena 3 de las buenas perspectivas de la cadena cuando acaba de presentar un expediente de regulación de empleo en el que dice todo lo contrario.

Desde el grupo catalán se alega que es Telefónica la que ha dado marcha atrás en sus intenciones, después de valorar las dificultades de colocar en Bolsa una empresa con serios problemas económicos. Además, añaden que no está descartado que la recomendación final de los bancos colocadores sea que la OPV no se lleve adelante.

Oficialmente, no se reconoce todavía la cancelación de la OPV. 'No hay ninguna información oficial al respecto', explica un portavoz de Antena 3. 'Los bancos implicados en la operación están redactando el folleto informativo que se presentará a los analistas. En estos momentos se desconoce la evolución futura de la salida a Bolsa, por lo que no se puede confirmar ni desmentir si finalmente va a haber OPV o no'.

Telefónica tampoco quiso entrar en la polémica, pero recalcó que el reparto de hasta el 30% de Antena 3 como dividendo entre sus accionistas y la posterior admisión a cotización de estos títulos siguen en pie.

RTL reitera su disposición a comprar

El destino del capital de Antena 3 que le quedará a Telefónica tras el reparto del dividendo es todavía una incógnita, pero la operadora tiene claro que ese paquete -entre el 4,14% y el 9,14%- vale dinero y no lo cederá gratis.

Con esta afirmación pretende descartar la posibilidad de que este porcentaje se sume al del dividendo y se reparta sin contraprestación entre los accionistas. Si no puede ser en OPV, Telefónica lo venderá de otra forma, pero no lo regalará. Fuentes cercanas a la compañía aseguran que hay inversores institucionales dispuestos a hacerse con este capital. Sin embargo, prefieren que sea Planeta la que elija los socios que quiere tener en Antena 3, ahora que cuenta con el control y la gestión de la televisión.

La espera, con todo, no será eterna. Telefónica tiene todavía frescas las ofertas que recibió durante las negociaciones que finalmente dieron como comprador a Planeta. Y fueron muchas. Cualquiera de ellas puede retomarse para la venta de la participación actual.

El gigante audiovisual luxemburgués RTL sigue dispuesto a elevar su capital y así lo reiteró el pasado miércoles su consejero delegado, Gerhard Zeiler, en la presentación de resultados trimestrales.

Esta opción no es del agrado de Planeta, que prefiere un escenario en el que los tres socios mayoritarios de Antena 3 -ellos mismos, RTL y el banco Santander- se repartan proporcionalmente la participación de Telefónica.