æscaron;ltima

Para el lujo europeo, lo peor ya ha pasado

Alemania, Italia y Holanda se encuentran en recesión. Francia, la segunda economía europea, la bordea. Pero para las marcas europeas del sector del lujo, que mueve 58.000 millones de euros al año, la realidad es otra. 'La tormenta ha pasado', afirma el presidente de Gucci, Domenico de Sole.

Las marcas europeas del lujo -LVMH, Richemont, Gucci, Hermes, Prada, Bulgari- han pasado por un periodo crítico. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 afectaron al negocio de estas firmas al provocar un descenso del turismo en todo el mundo el año pasado. Y este ejercicio han tenido que afrontar una apreciación del euro desconocida hasta ahora, la guerra de Irak y la neumonía asiática.

Pero ahora 'tenemos señales fuertes de que vamos a ver un segundo semestre bueno', asegura Patricio Berteli, responsable de Prada. 'Lo peor ya ha pasado', dice.

Las compañías son optimistas al haber superado un periodo crítico, agravado por la guerra de Irak, la neumonía asiática y la apreciación del euro

El presidente de Gucci, la tercera compañía del sector tras LVMH y Richemont, estima que las ventas en Asia, EE UU y Europa durante el mes de agosto aumentaron un 10%. 'Suponiendo que no ocurra ninguna catástrofe, realmente creo que el segundo semestre será mucho mejor que el primero', señala De Sole. El principal directivo del grupo Swatch, Nick Hayek, también es optimista al destacar que la demanda de sus relojes Omega y Longines se ha incrementado en julio y agosto.

Pero habrá que esperar a los resultados empresariales para confirmar el repunte del sector. La próxima semana LVMH, Bulgari y Hermes ofrecerán los resultados del primer semestre.

El principal fabricante de artículos de lujo, LVMH, de la que Christian Dior controla el 42,4%, ha sido la que mejor ha capeado el temporal. Desde principios de año su valor en Bolsa se ha revalorizado un 42,4%. Este mes la compañía se verá en los juzgados de París con el banco de inversión Morgan Stanley, al que ha acusado de análisis engañoso.

Las ventas en el segundo trimestre de Hermes International, el fabricante francés de productos de lujo, con 165 años de historia, han sido un 9,2 % inferiores a las del mismo periodo de 2002. Su valor en Bolsa en lo que va de año ha crecido un 10,18 % y espera que el fichaje del modisto Jean Paul Gaultier eleve el negocio de moda femenina de la firma.

El grupo Richemont afronta un año especialmente complicado después de que admitiera el pasado mes de junio que la estrategia seguida durante una década de adquisición de primeras marcas había sido un fracaso. El pasado ejercicio Richemont obtuvo 642 millones de beneficios, un 22% menos que el ejercicio anterior.

En los tres primeros meses de su ejercicio fiscal el beneficio de Gucci ha caído un 96% en comparación con el mismo periodo del año anterior, alcanzando los 1,2 millones. La compañía mantiene que sus bolsos y botas con el símbolo de Gucci servirán para que aumenten las ventas.

El diseñador de la firma, Tom Ford, decidió dejar de colocar el logotipo de la empresa en ropa y carteras, lo que, en opinión de Sagra Maceira, analista de JP Morgan, fue un error. 'Cuando se dieron cuenta ya habían vendido la colección primavera 2003', recuerda.