Depósitos

El sistema de garantía de depósitos cuenta con un patrimonio de 4.000 millones

La saludable situación y el buen nivel de solvencia del que ha gozado la banca española en los últimos años ha permitido al sector acumular un nivel de reservas histórico para garantizar los depósitos del sistema en caso de insolvencia de las entidades. Los tres fondos de garantía (bancos, cajas y cooperativas) acumulaban al cierre del año 4.050 millones de euros, un 8,8% más que un año antes.

El fondo correspondiente a los bancos, que en los próximos días empezará a abonar las indemnizaciones a los perjudicados por Eurobank, ascendía a 1.446 millones al cierre de 2002. Las crisis que tuvieron lugar en los años ochenta y la más sonada de Banesto en 1993 lo dejaron bajo mínimos y tuvo que soportar números rojos durante casi 12 años.

La mejora de la situación de la banca a partir de 1995 permitió su recuperación y desde entonces el fondo mantiene un superávit, incluso pese a la reducción de las aportaciones de la banca privada en los últimos años.

De hecho, la crisis de Banesto ha sido con diferencia la más cara hasta el momento para el sistema, con un coste de saneamiento de 1.167,9 millones de euros. Nada que ver con los 80 millones que costará devolver parte de sus depósitos a los perjudicados por Eurobank del Mediterráneo (el límite son 20.000 euros por titular). Desde Banesto, el FGD sólo se ha visto obligado a actuar en la suspensión de pagos de Credipas, en 1995.

Eurobank es la primera crisis que tiene que atender desde entonces. De hecho, ya ha empezado a remitir esta semana una carta a los clientes afectados, trámite inicial para que puedan cobrar las indemnizaciones.

La situación patrimonial del fondo de las cajas es aún más envidiable, ya que las crisis han sido todavía menos frecuentes en este sector.

En toda la historia del fondo, desde su creación en 1977, estas entidades sólo han registrado 13 insolvencias en las que ha tenido que intervenir.

Así, cuentan con una dotación de 2.348,9 millones. La ausencia de problemas durante muchos años llevó incluso al supervisor a permitir a estas entidades que no hiciesen aportaciones entre 1996 y 2000. Las cooperativas suman 256 millones.

Interés por la ampliación de Eurobank

Un grupo de 49 accionistas minoritarios de Eurobank del Mediterráneo podría estar interesado en suscribir la ampliación de capital de 6,5 millones de euros si Eduardo Pascual, principal accionista, renuncia a su cargo de presidente y se ofrecen datos sobre las cuentas del banco.

La ampliación de capital, aprobada en la junta extraordinaria de accionistas del día 25 de agosto, establece un plazo hasta el 8 de septiembre para los accionistas con derechos de suscripción preferente y es un requisito para que Eurobank pueda continuar su actividad bancaria.

En este sentido, portavoces del grupo de accionistas minoritarios aseguraron ayer que 'podrían estar interesados en acudir a la ampliación de capital', siempre que se arroje 'luz y taquígrafos a los números' de la entidad bancaria catalana.