Contabilidad Nacional

Los servicios acaparan más del 90% del empleo creado en el segundo trimestre

La aceleración de la actividad en el segundo trimestre se tradujo en un mayor ritmo de creación de empleo. En ese periodo la ocupación creció a un ritmo del 1,7% frente al 1,6% (cifra revisada al alza desde el 1,5%) del trimestre anterior y el ritmo más alto desde el segundo trimestre de 2002, según los datos de Contabilidad Nacional publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, el crecimiento de la economía a un ritmo del 2,3% propició la creación de 273.600 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, lo que eleva el número de ocupados a 16.075.700 trabajadores.

Pese a ser la construcción el sector que creció a mayor ritmo en ese periodo, 4,1%, la creación de empleo se concentró, en mayor medida, en el sector servicios, que registró un crecimiento de la actividad del 2,3%. Los servicios crearon 87.900 puestos de trabajo, el 93,11% del total neto, frente a los 37.100 creados por el sector de la construcción (39,3%).

La industria, sin embargo, siguió destruyendo empleo por cuarto trimestre consecutivo, con la pérdida de 26.800 empleos, al igual que el sector energético, que destruyó 200 empleos. La agricultura frenó su pérdida de puestos de trabajo por primera vez en dos años y medio al crear 400 nuevos empleos.

Más asalariados

Por su parte, el número de asalariados creció a un ritmo del 2,3% en tasa interanual en el segundo trimestre, hasta totalizar 13.578.500 trabajadores, un poco por encima del 2,2% registrado entre enero y marzo.

Eso ha permitido que en los últimos 12 meses se hayan creado 306.200 puestos de trabajo por cuenta ajena equivalentes a tiempo completo, según los datos de la Contabilidad Nacional.

El patrón de creación de empleo asalariado por sectores se repite. De un total de 100.900 puestos de trabajo para asalariados, 82.700 empleos se crearon en el sector servicios y 37.600 en la construcción. No obstante, el ritmo de creación de empleo en la construcción es significativamente mayor que en los servicios (5,2% frente al 3%, respectivamente) y se sitúa en el nivel más alto desde el último trimestre de 2001.

También los asalariados en la industria, como la ocupación, se redujeron, con 29.600 empleos menos que en el trimestre precedente y por cuarto trimestre consecutivo.

Como nota significativa, la agricultura creó 10.600 empleos por cuenta ajena, después de seis meses de caídas constantes.

Los costes laborales moderan el alza

Si el Gobierno hacía a principios del pasado mes de agosto un llamamiento a empresarios y sindicatos para que moderaran la evolución de los márgenes empresariales y los costes laborales, respectivamente, ese llamamiento tendrá que hacerlo ahora en solitario a la patronal.

Los datos de la Contabilidad Nacional arrojan una moderación de los costes laborales unitarios desde el 3,6% del primer trimestre al 3,1% entre abril y junio en tasa interanual. Los beneficios de las empresas, sin embargo, han ido en sentido contrario.

El incremento de los costes laborales se sitúa significativamente por debajo del incremento del deflactor del PIB, que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) alcanzó un ritmo del 4%, también por debajo del incremento del primer trimestre (4,5%). De hecho, el deflactor ha moderado su avance gracias a la contención de los costes laborales. El deflactor del PIB es el mejor medidor para calibrar la ganancia o pérdida de competitividad vía precios de los costes de producción.

A la buena marcha del deflactor ha contribuido también el aumento de la productividad aparente por ocupado, que se acelera una décima en el segundo trimestre, hasta una tasa de variación interanual del 0,6%.