Contabilidad Nacional

La economía se acelera al 2,3% hasta junio por el tirón inversor

La economía española aceleró su crecimiento suavemente durante el segundo trimestre de este año, hasta alcanzar un aumento interanual del 2,3%, en un contexto internacional desfavorable, caracterizado por la clara desaceleración de las principales economías de la Unión Europea.

Este resultado, que avanzó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE), supera en una décima el crecimiento revisado del primer trimestre, mientras que el aumento intertrimestral, en tasa anualizada, se eleva al 2,7%, seis décimas más que el registrado en enero-marzo.

El mejor comportamiento del sector exterior y la reactivación de la inversión, especialmente en bienes de equipo, son los factores que han contribuido esencialmente al mayor ritmo de aumento del PIB español entre abril y junio y que parecen apuntar un crecimiento ¢de mayor calidad¢, en palabras del secretario de Estado de Economía, Luis de Guindos.

A pesar de este repunte en los factores apuntados, el crecimiento económico español continúa apoyándose en dos pilares básicos: la construcción y el dinamismo del consumo, que mantienen el crecimiento de la demanda interna en el 3,3%, tasa similar a la del trimestre precedente.

Entre los componentes de la demanda interna destaca el consumo de los hogares, que eleva en una décima su crecimiento interanual, hasta el 3,1%, mientras que el consumo de las Administraciones públicas modera su tasa de crecimiento en tres décimas y queda en el 3,6%.

Importante es también la evolución de la inversión, que crece un 3,4% en el segundo trimestre, superando por primera vez en los últimos dos años el aumento de la demanda interna. Dentro de los componentes de la inversión, la construcción sigue mostrando el comportamiento más positivo al crecer un 3,8% en el segundo trimestre.

Significativo es, sin embargo, el aumento del 3,1% en la inversión en bienes de equipo que parece consolidar la recuperación iniciada en los últimos trimestre, tras la caída registrada en 2002. Mejora también un 2,6% la inversión en ¢otros productos¢, mientras que la variación de existencias muestra una caída de una décima.

Demanda externa

La demanda externa, por su parte, redujo una décima su aportación negativa al PIB, que se situó en el 1%. Una mejora que es consecuencia de una aceleración de las exportaciones más intensa que la de las importaciones.

En concreto, los datos del INE elevan al 7,7% el crecimiento real de las exportaciones de bienes y servicios en el segundo trimestre de este año y al 10,1% el de las importaciones, frente a las variaciones del 5% y 8,1%, respectivamente, en el trimestre anterior.

Por el lado de la oferta, todas las ramas de actividad registran crecimientos, con la sola excepción de la agricultura, cuyo valor añadido bruto (VAB) cae el 9%, aunque el Ministerio de Economía destaca que el descenso ¢se modera¢ respecto al periodo enero-marzo. En el resto de sectores la construcción sigue siendo el más dinámico al crecer un 4,1%, seguido por la industria (2,6%) y los servicios.

Para el secretario de Estado de Economía, el resultado del segundo trimestre convierte en ¢muy alcanzable¢ la previsión oficial de aumento del PIB para el conjunto del año del 2,3% y confió en que las economías de EE UU y la UE consolidarán su recuperación en la segunda parte del año.