Escándalo

La crisis de Eurobank cuesta 80 millones al Fondo de Garantía

La crisis de Eurobank costará 80 millones de euros al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Esta cifra, todavía provisional, sólo cubrirá las indemnizaciones de 12.000 titulares de productos propios de la entidad, sobre todo depósitos bancarios, tanto a la vista como a plazo. El resto se convierte en acreedor de Eurobank o de las mutuas.

En las tres primeras semanas después de la intervención, casi un tercio de los 68.000 clientes de Eurobank recuperó su dinero en ventanilla.

El banco devolvió en ese periodo casi 70 millones de euros de los 230 millones que, según sus portavoces, tenía de pasivo. Pero la liquidez duró poco. El 14 de agosto presentó solicitud de suspensión de pagos, momento a partir del cual paralizó las devoluciones.

El FGD abonará el importe de la inversión por titular con un tope máximo de 20.000 euros y empezará a efectuar los pagos en septiembre

Los clientes que no pudieron rescatar su dinero entonces podrán empezar a cobrar a partir de la segunda semana de septiembre, según calcula el FGD.

æpermil;ste abonará el importe de la inversión por titular con un tope máximo de 20.000 euros. Cobrarán también de este fondo quienes tuvieran depósitos superiores, pero sólo hasta ese límite de 20.000 euros.

Se convierten, así, en acreedores de la entidad intervenida, por lo que tendrán que esperar a que se declare el estado de suspensión de pagos y se apruebe un convenio de acreedores para recuperar sus ahorros. En todo caso, difícilmente lo rescatarán antes de dos años y medio o tres años.

Un portavoz de Eurobank aseguró ayer que el banco tiene patrimonio suficiente para reintegrar todos los fondos y que el número de clientes que cobrarán de forma aplazada no llega ni a 2.000.

Cifras confusas

Lo cierto es que las cifras de clientes resultan confusas. El banco habló en principio de 68.000 clientes, pero de los listados enviados al Fondo sólo salen 12.000 titulares con derecho a cobrar de esta sociedad, financiada por los bancos privados y el Banco de España.

De acuerdo con la operativa de Eurobank, cuando un cliente contrataba un depósito a plazo, agentes del banco ofrecían de manera insistente el traslado de la inversión a los productos de las mutuas. Así, había más clientes con productos fuera de balance que dentro del balance de la entidad.

En el caso de los productos contratados con Personal Life, Norton Life y Caja Hipotecaria Catalana Mutual, el Fondo de Garantía no responde por ellos. Responden las propias mutuas que, de momento, no han solicitado ni la suspensión de pagos ni la quiebra. Lógicamente, tampoco se incluye en el listado de clientes del FGD a quienes tenían productos (seguros o fondos de inversión) de otras entidades distintas a las mutuas accionistas comercializados por Eurobank.

El Fondo de Garantía ha propuesto ya a los dos interventores para controlar el proceso de suspensión de pagos, Eloy Valdecantos García y Luis Alfonso Zapata.

Entre tanto, los accionistas minoritarios insistieron ayer en la necesidad de que se produzca el cese del presidente del banco, Eduardo Pascual, y reclamaron la destitución de los directivos de las tres mutuas recién intervenidas.