Previsiones

El FMI advierte que la eurozona lastrará el crecimiento mundial

El Fondo recorta las previsiones de crecimiento mundial en una décima, hasta situarlas en el 3,1% para este año y el 4% para el próximo, según consta en el borrador del informe sobre Perspectivas Económicas Mundiales que presentará en la asamblea de septiembre en Dubai y que fue publicado ayer por Il Corriere della Sera y Reuters.

El escenario que dibuja el organismo internacional se sitúa en línea con lo que vienen advirtiendo varios analistas y lo que confirman los datos de las principales economías: hay tantos riesgos en la economía mundial que la recuperación económica global no se puede dar por hecha.

Incluso para EE UU, motor del crecimiento y cuyas previsiones no ha revisado, sólo calcula un aumento del 2,2% en este ejercicio. El PIB estadounidense creció el 1,4% en el primer trimestre y el 2,4% en el segundo y las autoridades dan por cierta una aceleración en el segundo trimestre que no casan con las perspectivas del FMI.

Los elevados déficit amenazan la recuperación global y pueden provocar un mayor descenso del dólarEl BCE debe tener en cuenta que los problemas individuales de las economías pueden arrastrar a toda la región La economía nipona crecerá más de lo previsto este año, pero la espiral deflacionista persiste

EE UU arroja señales que indican un repunte de la actividad, pese a la amenaza que representa una tasa de paro del 6,2% y unos tipos de interés a largo plazo al alza. Los analistas esperan ahora que las empresas se sumen a esta recuperación, pero el FMI advierte que 'los efectos de la posburbuja bursátil sobre la inversión en las economías industrializadas resulta incierto', dice el borrador.

El informe se muestra muy crítico con la política de la Administración estadounidense. El Fondo calcula que el déficit público alcanzará este año el 6,1% del PIB -del cual, un 5,2% es déficit estructural-, muy por encima del 3,7% reconocido por EE UU. El organismo 'critica las asunciones excesivamente optimistas del Gobierno relativas a la evolución del gasto público y los ingresos, así como la falta de un plan a medio plazo para reequilibrar los déficit y el sistema de seguridad social', señala el borrador.

Duras críticas a EE UU

Asimismo, el alto déficit por cuenta corriente, que Morgan Stanley prevé que pase del actual 5% del PIB al 6,5% o 7%, 'conlleva un serio riesgo de ajuste desordenado del tipo de cambio', lo que implicaría una mayor depreciación del dólar.

Tampoco Europa se salva de los reproches. El Fondo urge al Banco Central Europeo (BCE) 'a tener en cuenta el hecho de que el desarrollo negativo de economías individuales puede lastrar al conjunto de la eurozona', en clara referencia a la situación alemana, pero extensible a Italia y Holanda, economías que ya están en recesión.

Y es que la principal economía europea es la que se lleva la peor parte del informe. El FMI ha rebajado su previsión de crecimiento para Alemania del 0,5% calculado en abril al 0%; estima que el déficit público subirá al 3,9% del PIB este año y el próximo, muy por encima del límite fijado por Bruselas; y que afronta el riesgo, 'aunque moderado', de tensiones deflacionistas.

Japón, por el contrario, registrará un mayor crecimiento del previsto, pero la espiral deflacionista permanece.

Otro de los riesgos que señala el FMI es la vulnerabilidad de las economías emergentes, altamente endeudadas, a un deterioro de las condiciones financieras globales.

Volatilidad en los tipos de cambio

El elevado déficit por cuenta corriente de Estados Unidos va a pesar negativamente en la cotización del dólar. Así lo asegura el Fondo Monetario en su informe, donde critica la pasividad de las autoridades estadounidenses para corregir estos desequilibrios.

æpermil;se ha sido uno de los factores que ha propiciado la depreciación del dólar en el último año, aunque la moneda estadounidense ha recuperado parte de las pérdidas desde el fin de la guerra contra Irak.

Para Stephen Roach, economista jefe de Morgan Stanley, la mayor amenaza es su volumen creciente, que calcula que pase del 5% del PIB al 6,5% o 7%, y el hecho de que 'la economía nunca se había enfrentado a un desequilibrio tan grande como el que supone el déficit por cuenta corriente de EE UU'.

Si estas previsiones se cumplen, el euro volverá a ganar terreno frente al dólar y a dificultar las exportaciones europeas.

Temor a la burbuja inmobiliaria

El FMI vuelve a alertar sobre 'la fuerte subida en los precios del sector inmobiliario en alguna de las naciones industrializadas' y cita esta alza como uno de los riesgos que atenazan la economía mundial.

El debate sobre la existencia, nunca reconocida por las autoridades afectadas, de una burbuja inmobiliaria en países como Reino Unido, España y EE UU se reabre, con el fantasma del Japón de los años noventa de fondo.

De momento, el vigor mostrado por el sector inmobiliario empieza a retroceder en EE UU. La subida de los tipos a largo plazo, referencia para las hipotecas, ha provocado una caída de solicitud de préstamos hipotecarios del 13,3% la semana pasada, hasta situarse en su nivel más bajo en 14 meses, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios.

El tipo medio de una hipoteca a 30 años se sitúa en el 6,22%, lo que ha hecho caer la refinanciación de éstas un 21% en ese periodo.